Por: Carolina Botero Cabrera

Andrómeda o la incapacidad para comunicar bien

El manejo de Andrómeda no sirvió a nadie.

Ante la chiva, los medios se volcaron con afán adolescente, a capturar supuestos involucrados, pero no contrastaron, ni contextualizaron; lo que cubrió con un manto de desinformación todo lo relacionado con esta "fachada" (que por definición supone que la mayoría de los que conocían el sitio no sabían el secreto). Muchos fueron injustamente “etiquetados”, además, se sigue estigmatizando a una comunidad entera (hackers) que es clave tanto para defender la seguridad nacional como nuestra intimidad.

El gobierno no ha conseguido explicar, ni justificar. Colombia no tiene un marco garantista de derechos humanos(1) para las funciones de vigilancia, eso no le sirve al ciudadano pero tampoco al gobierno. Si respondieran a un sistema con controles reales (claramente no sienten que deben explicarse ni siquiera con la comisión parlamentaria que ejerce un pingüe control) estarían listos a responder. En cambio, están acostumbrados a un sistema oscuro de tonos grises que deja todo a la imaginación. Esa incapacidad es hoy la base de un escándalo que no necesitaba el candidato presidencial.

Al final se confirma lo dicho por Semana. Santos reconoció que la fachada tenía autorización legal pero no explicó (siquiera superficialmente) cuándo, ni quién la dio, ni cómo se hacía. Además, si solo era para monitorear el espectro electromagnético (general y abstracto), queda claro que si se prueba espionaje selectivo (individualizado y concreto) Semana tenía razón: Andrómeda era ilegal y las dudas sobre el abuso, justificadas.

Si lo único que hacían era monitoreo, ¿para qué semejante fachada? acaso eso no se hace en habitaciones altamente tecnificadas en instalaciones de organismos de inteligencia?, o ¿a través de facultades legales (bastante oscuras) con proveedores de Internet? Digamos que parece pato y suena como pato.

La función de vigilancia estatal debe responder a principios de transparencia y supervisión pública(2), no basta con investigaciones judiciales (que sí parecen avanzar en este caso). Por eso para la reforma que se anuncia, exijamos mecanismos independientes (incluso bajo reserva) con facultades reales de control y también obligaciones de suministro de información pública, entre otras.

(1) http://razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/6929-puma-amenazas-a-la-intimidad-y-a-la-libertad-de-expresion.ht

(2) https://es.necessaryandproportionate.org/text

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

La treintañez, la brecha digital y de género