Por: Mario Fernando Prado

Angelino para rato

FELIZMENTE, LAS DOLENCIAS CARdíacas del vice Angelino se están superando satisfactoriamente y en unas pocas semanas estará de nuevo en el ruedo.

Atrás han quedado las pérfidas intenciones de quienes, no contentos con su escogencia, le apostaban ahora a que el segundo puesto de la nación quedara vacante y sin sucesor a la vista.

Recuerdo cuando Santos lo escogió como fórmula vicepresidencial. Se le vinieron encima algunos sindicalistas y no pocos empresarios asegurando que sería una candidatura espúrea y una extraña jugada de todo un jugador de póquer.

Incluso hubo deserciones en la militancia santista y no faltaron quienes enterraron su candidatura por culpa de semejante “traición”(?): bien hechos les quedaron los crespos y poco a poco se han ido entendiendo las dimensiones de un hombre autoproclamado honrosamente “del pueblo” como fiel de la balanza, ideal para el primer mandatario.

Y es que desde su designación en Suiza se sabía que a Angelino le tenían reservado un papel protagónico en 2010. Allí se vio la mano de Uribe, quien dicen que endosó a Garzón a su sucesor.

Hombre calmado, pacífico, conciliador, Angelino sabe escuchar y carece de odios y de compromisos y conoce muy bien su papel entendiendo hasta dónde puede llegar.

Y es aquí en donde hay que preguntarse si acaso la carrera de este bugueño va a terminar en su vicepresidencia o por el contrario va a engrosar la baraja para 2014 en caso de que Santos no quiera o no pueda repetir, porque con semejantes padrinos, difícilmente no se le va a apuntar a la boda.

Finalmente su intervención para la designación del nuevo gobernador del Valle, Francisco José Lourido Muñoz, pone fin a un limbo de interinidad que ha venido soportando este departamento desde hace varios meses y corrobora la ascendencia de Angelino ante el anterior gobierno, que hace nombrar a Lourido, y el nuevo gobierno, que lo ratifica.

Muy difícil pues le quedará a las altas cortes ir en contravía de Santos y de su vice en estas primeras de cambio y en plena luna de miel…

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado