Por: Mario Fernando Prado

Angelino ¿Vicenlino?

SORPRESA, PARA DECIR LO MENOS, HA causado el cabezazo de la fórmula vicepresidencial de Juan Manuel Santos. ¿Un sindicalista? ¿Un hombre de izquierda? ¿Un representante del proletariado al lado de un oligarca y burgués? ¡Vivir para ver!

Lo cierto es que Santos se la jugó, y de qué manera, con Angelino Garzón en una partida que, más que de póquer, es de ajedrez. Por una parte les tapó la boca a quienes consideran elitista su campaña. Por otra, atraerá a muchos de la oposición y por otra dividirá al Polo, así Garzón niegue su militancia en tal partido.

Esta insólita e inteligente actitud de Santos es para que sepamos con quién se están enfrentando sus contrincantes. Semejante bofetada (?) al establecimiento podrá alejarle a encumbrados electores pero indudablemente lo acercará al mal llamado pueblo.

A su vez Angelino, con su pinta de bonachón, bugueño en ejercicio, es un ser bien particular. Cuando no era más que un dirigente sindical llegó al Ministerio de Trabajo. Fue Ministro estrella de Pastrana. Luego ganó sobradamente la Gobernación del Valle en donde hizo una gestión popularmente aplaudida. De allí pasó a las mieles de la diplomacia y estaba en Ginebra —Suiza, no Valle— llevando una vida relajada mas no exenta de un trabajo serio y ponderado. ¿Preparándose acaso para lo que se le venía gracias al nombramiento de su amigo Álvaro Uribe?

Y cuando todos creían que iba para al Alcaldía de Cali —la cual iba a ganar sobradamente— se la apareció la virgen de la Vicepresidencia. Y si no llega, ahí estará la susodicha Alcaldía esperándole.

El Valle del Cauca, huérfano de poder y de representantes en el Ejecutivo, tiene ahora paradójicamente dos candidatos a la vice : el mentado Angelino Garzón y la desconocida por muchos Ana María Cabal Molina, ambos bugueños. El uno, clase media —obrera para más señas— de un novamás de la sociedad y la otra —clase alta y dediparada— del candidato de las negritudes.

Lo cierto es que Santos con la fórmula de Angelino Garzón le ha sacado ventaja a sus contendores cuyos vices no jugarán un papel tan importante como este fiel devoto del Milagroso de Buga, amigo de los Derechos Humanos y ahora muy aconductado seguidor de la seguridad democrática.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado