Año nuevo, vida nueva

Noticias destacadas de Opinión

Acabamos de hacer nuestro ejercicio de previsiones para la economía global y la colombiana y, por fortuna, estamos viendo el vaso un poquito más lleno. No vemos un mundo con crecimientos espectaculares o que brillen con luz propia, pero sí un mundo en que la incertidumbre es menor que hace unos meses, permitiendo una estabilización del crecimiento mundial, que estará acompañada de un apoyo explícito por parte de la política monetaria de los bancos centrales de los países desarrollados. Tras una moderación del crecimiento mundial de hasta el 3,2 % anual el año pasado, esperamos que se mantenga en ese número en 2020 y se aceleré marginalmente a 3,3 % en 2021.

Para Colombia, el balance de la actividad será más saludable en 2020 a pesar de que el crecimiento será similar al de 2019. El crecimiento se ubicará en 3,2 % con una composición diferente en la que la inversión, gana protagonismo y, el consumo privado, lo pierde. La inversión crecerá al 5 %, acelerándose frente a 2019 y creciendo por primera vez desde 2014 por encima del consumo. Es un crecimiento importante de la inversión, aunque luce débil frente a la del año pasado, en el que se dieron varias inversiones grandes de maquinaria y equipo en el sector transporte, difíciles de repetir. Un tema para destacar es que el protagonismo en 2020 lo tendrá la construcción de edificaciones porque dará una vuelta de 180 grados y pasará de una contracción a una expansión de 5,5 % por una mayor dinámica de la vivienda de interés social, pero, también, por un mejor desempeño de la vivienda de mediano y alto valor.  En 2021, el crecimiento económico de Colombia se acelerará un poco más, hasta 3,5 % y con esto continuará el proceso de cierre gradual de la brecha del producto. La actividad seguirá estando impulsada por la demanda interna, aun cuando se espera una moderación adicional en el consumo.

La luz propia de Colombia está más iluminada y se va consolidando gradualmente acercándose a su crecimiento potencial, pero con un camino aún por recorrer en cerrar la brecha que creamos durante varios años desde la crisis del precio del petróleo. 

Comparte en redes: