Por: Cartas de los lectores

Antieditorial a algunos editoriales recientes

Creo que últimamente a los editoriales de El Espectador les está faltando un poco más de tranquilidad y tiempo de análisis, y con estos comentarios hago relación directa a los que dedicó a las posibles pruebas piloto del fracking y a la irregular utilización que hizo Guaidó de grupos ilegales y delincuenciales para poder asistir al concierto de la frontera.

La ambivalencia que ha mostrado el periódico en los dos casos específicos raya casi en la irresponsabilidad, pues en el que le dedicó al fracking planteó permitir hacer unas pruebas piloto en Colombia y a partir de ellas poder saber las consecuencias de su utilización, desconociendo de plano los estudios realizados en otras partes del mundo e ignorando a la vez las terribles consecuencias que este método ha provocado las veces que ha sido utilizado, deslindándose de una propia posición férrea de apoyo y respaldo irrestricto a la protección del medio ambiente, tan vapuleado y destrozado en el mundo y principalmente en nuestro país, como generando una igual situación con respecto al falso dilema de si es preferible agua o petróleo, cuando en varios otros editoriales había esbozado su apoyo irrestricto a la protección y recuperación de las fuentes de agua dulce. Así que con ese editorial está creando la sensación de estar echando para atrás sus propias certezas de cómo deben ser las cosas con respecto al medio ambiente y el agua.

En cuanto al editorial que dedica al uso que hizo Guaidó de grupos irregulares, para asistir al concierto que se hizo en febrero en la frontera entre Colombia y Venezuela, ha dejado el mal sabor de que no importan las herramientas que se utilicen si al final se van a lograr los resultados buscados, cuando ha sido un periódico que siempre ha cuestionado estos métodos, pues ha sido de los pocos medios conscientes de ello y que conocen y saben que en los sistemas legales esas dudas morales son mortales, y mucho más en un país como el nuestro, donde llevamos varios años viendo y viviendo las consecuencias de estas incertidumbres con un líder político como Álvaro Uribe y el partido que él dirige.

Así que les reclamo más sensatez y más calma al hacer los editoriales, y al publicarlos, pues como aquel refrán popular, que dice que si la sal se corrompe es porque todo está perdido, y si es eso lo que está ocurriendo en el periódico más sensato y ético de Colombia, nos están generando una sensación de que entonces esas batallas también se están perdiendo.

Octavio Cruz González.

Envíe sus cartas a [email protected]

881235

2019-09-16T00:00:13-05:00

column

2019-09-16T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Antieditorial a algunos editoriales recientes

45

2678

2723

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Del respeto, escritos y caricaturas

Articulación universitaria con la paz