Por: Hernán González Rodríguez

Aproximación a una tasa de cambio TRM competitiva

En días recientes se ha venido comentando en algunos medios de comunicación sobre nuestra tasa de cambio representativa del mercado (TRM).  He oído afirmar, por ejemplo, que no debería ser de los $COP3.250/dólar del cierre en diciembre 31 de 2018, sino que debería ser hoy mucho mayor, porque cuando los exportadores: los cafeteros, los bananeros, los floricultores… reciben los dólares producto de sus exportaciones y los convierten a pesos colombianos, los están convirtiendo a las mismas tasas de cambio vigentes desde hace muchos años, y, entre tanto, los insumos domésticos, nuestra mano de obra, los abonos, la energía eléctrica, los trasportes… se han incrementado más aceleradamente que devaluado nuestra tasa de cambio. Conclusión generalizada: en Colombia aumentan todos los costos menos la tasa de cambio.

Para comprobar esto he tomado la tasa de cambio promedio del año 1998, hace 20 años, tasa que fue de modestos $COP1.427 por dólar, y la similar de 2018 que fue de $COP2.956. Estas tasas las obtuve digitando por Google: “Tasa de cambio del peso colombiano (TRM) Banco de la República”. Y luego: “Serie de datos promedio anual”. Digité a continuación, por Google: “Índice de precios al consumidor (IPC) Banco de la República”. Y así obtuve los porcentajes del cierre del costo de vida en diciembre 31 de cada uno de los 20 años 1998-2018.  

El incremento acumulado del IPC para cualquier período de años se asemeja al interés compuesto, en el cual $1,00 puesto al interés del 10% por período acumula al fin del primer período $1,10. Para el segundo período los $1,10 se multiplican por 1,10 y acumulan $1,21. Para el tercer período los $1,21 se multiplican de nuevo por 1,10 y acumulan $1,33 y así sucesivamente.

Si tomamos como 1,0000 el IPC para finales de 1998 y el 9,23% de aumento durante 1999 y el 18,79% para el 2000 y el 27,87% para el 2001 y así sucesivamente. Pues el IPC se irá acumulando a la par durante los 20 años así: 1,0000 x 1,0923 x 1,1879 x 1,2787… El resultado de las 20 multiplicaciones es de 2,7456. Esta cifra mide el aumento del costo de vida del consumidor colombiano e implica que con $COP1,00 de 1998 se compraba lo mismo que con $COP2,75 de 2018. La devaluación promedio de nuestro peso durante estos 20 años fue del 5,19% por año.

Pero con la tasa de cambio es diferente, porque el dólar que se compra también se ha depreciado más de lo que yo esperaba. Para encontrar el valor de esta devaluación digité por Google: “$1 in 1860-2019. Inflation calculator” y me arrojó una tasa de 2,18% por año de aumento en la inflación del dólar.  Con el 1,0218 elevado a la 20 concluí que el dólar se había desvalorizado 1,5393 en el mismo lapso de nuestra tasa de cambio. Esto es, con US$1,00 de 1998 se compraba lo mismo que con US$1,54 de 2018 en los Estados Unidos.

Realizando una última operación para ajustar nuestra TRM de 1998 con las inflaciones del peso y del dólar de 20 años de los dos párrafos anteriores, tenemos: $COP1.427/dólar(2,75/1,54) de la cual obtengo, finalmente, una tasa que designaremos de no competitividad: modestos $COP2.545/dólar.

No creo equivocarme en advertir que nos arrojará resultados diferentes cualquier modelo matemático para aproximar el valor de la tasa de cambio del peso colombiano en 2018, que cubra los aumentos de los precios domésticos acumulados sobre períodos anteriores. El que la tasa de cambio inicial del modelo sea alta o baja juega un gran papel, como pasamos a comentar.  

Por ejemplo, tomando como base la tasa de cambio promedio del 2003, la cual fue de elevados $COP2.878/dólar. Con $COP1,00 en 2003 comprando lo mismo que con $COP1,88 en 2018. Con una inflación del dólar del 2,09%/año, esto es, con US$1,00 de 2003 comprando lo mismo que con US$1,36 de 2018, la operación para ajustar la TRM anterior con los aumentos mencionados es $COP2.878/dólar(1,88/1,36) igual a $COP3.977/dólar.

El incremento del costo de vida para el consumidor colombiano durante estos 15 años fue del 4,30%por año. Los $COP3.977/dólar son una tasa ideal para impulsar nuestras exportaciones y para defender la producción doméstica. Ojalá se aproximara a esta la tasa de cambio vigente hoy en Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Intervención militar en Venezuela

Aranceles sobre las importaciones

Nos reconocen como el país de la cocaína

Advertencias de las calificadoras de riesgo

Amenazas caóticas sobre Colombia