Por: Óscar Sevillano

¿Arias, el salvavidas de los uribistas con problemas?

Parece que el expresidente Álvaro Uribe no ha desistido de su idea de darle una mano a sus amigos que fueron condenados durante su Gobierno por la parapolítica, yidispolitica, Agro Ingreso Seguro, etc., y para lograr su propósito utilizará su evidente influencia al interior de la Presidencia de Iván Duque aprovechando el momento judicial que vive Andrés Felipe Arias.

Dudo que la idea presentar un proyecto de Ley que permita una segunda instancia retroactiva para aforados se haga únicamente con la idea de sacar de la prisión al exministro Arias. Pueda que por ahora esta sea la cara visible y para esto se utilice su rostro de mártir y se diga que es una especie de “Nelson Mandela”, aunque en su mente jamás haya pasado la idea de sacrificar su vida por el bienestar de todo un pueblo, o lo que es peor, que se asegure que es un Albert Einstein, aunque para defenderlo lo hagan pasar como un pobre tonto que siendo ministro de Agricultura se dejó meter los dedos a la boca de un grupo de avivatos.

Por supuesto que debe existir la doble instancia para aforados, en eso no hay discusión alguna, lo que no puede ser, es que se proponga esta figura con la intención de lavarle el nombre a quienes hicieron parte o apoyaron a Uribe durante su presidencia haciéndoles ver como “perseguidos políticos”.  En este sentido no sería extraño que el día de mañana aparezcan los señores Álvaro Araujo, Mauricio Pimiento, Vicente Blel, Mario Uribe, Álvaro García, Salvador Arana, etc., pidiendo revisar su caso.

No es posible que el oportunismo del Centro Democrático sea tanto como para no ver lo que se podría venir en esta materia, donde además no veo cómo se podría discutir en el legislativo porque la mayoría de senadores y representantes tendrían que declararse impedidos para discutir esta idea, porque algunos tienen investigación en curso mientras otros tienen familiares o amigos en problemas por hechos de corrupción, lo que les obligaría a declararse impedidos. En esta lista se encuentran Álvaro Uribe, María del Rosario Guerra, Richard Aguilar, etc.

Esperé que el primer mandatario no se inmiscuyera en esta discusión y debo decir que quedé bastante sorprendido cuando el presidente Iván Duque dijo estar de acuerdo con este proyecto y dejó entrever que su Gobierno le apoyaría.

No veo para qué el Gobierno Duque debe meterse en este debate, cuando debería concentrarse en sacar adelante los proyectos de reforma a la justicia, de reforma política, implementación de los Acuerdos de Paz, que son temas gruesos que requieren toda la atención y no admiten ninguna distracción, no solo por lo delicados que resultan, sino además por la importancia que tienen para el país.

Si el uribismo quiere defender a las personas que tienen líos judiciales y que hicieron parte del Gobierno Uribe o que le apoyaron, porque consideran que son “corruptos buenos”, perfecto -que lo hagan-,  están en todo su derecho. Lo que no es posible es que el presidente de la República ingrese a este debate, colocando a la institución en función de unas personas que fueron condenadas por prestarse a actos indebidos.

La justicia de todo un país no debe estar, ni hacerse, ni aplicarse en función de una persona o de un grupo de personas que pertenecen a un grupo político y que aprovechando que por el momento tienen el mando, pretenden cambiar el sistema colocándolo a su favor. Eso, señores, se llama oportunismo.

871495

2019-07-18T00:00:48-05:00

column

2019-07-18T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

¿Arias, el salvavidas de los uribistas con problemas?

54

3586

3640

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

A los candidatos a la Alcaldía de Bogotá

El machismo en las clases de historia

Bogotá en manos de la justicia

¿Qué es lo que quiere Petro?