Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

Arroz Baudó

No todo en el departamento del Chocó es corrupción, como se quiso interpretar de la columna de mi autoría con fecha del 21 de noviembre de 2018. Por culpa de informaciones malintencionadas asaltaron mi buena fe, por lo tanto, es mi obligación moral como columnista de medios aclarar tal situación:

El Baudó es una de las regiones chocoanas dotadas por la naturaleza de las mejores tierras aptas para la agricultura. De allí la importancia del desarrollo en esta región de proyectos productivos de impacto regional, como el de la producción y comercialización del Arroz Baudó, que se desarrolla en el municipio del Medio Baudó, en cabeza de su alcalde Gilder Palacios Mosquera.

Es el proyecto de seguridad alimentaria más importante que se desarrolla en el Chocó con recursos del Sistema General de Regalías, denominado “Implementación de una estrategia de competitividad de la cadena productiva del arroz en los municipios del Alto, Medio y Bajo Baudó”, cuya inversión fue de $ 11.251 millones, de los cuales la Gobernación aportó $10.000 millones y los recursos restantes, la Alcaldía del Medio Baudó y los consejos comunitarios en bienes y servicios.

Es una producción de arroz que beneficia a 1.200 familias, víctimas de los conflictos armados, antiguos cultivadores de coca y damnificados de los desastres naturales; familias que reciben semillas, asistencia técnica y capacitaciones en manejos empresariales, en una de las regiones más golpeadas por los diferentes actores del conflicto armado en el país.

De manera que es importante destacar la visión del alcalde Palacios, que con este tipo de iniciativas genera empleo, dinamiza las fuerzas productivas, impulsa el flujo de capitales y los intercambios de bienes y servicios, en una de las regiones más pobres del país.

Además de esta inversión, se han invertido más de $110.000 millones en otras obras de infraestructura, un porcentaje importante de más de $1 billón que ha recibido de recursos de regalías el Chocó desde el 2012 hasta el primer semestre de este año.

En opinión de la subdirectora territorial del DNP, Amparo García, uno de los grandes logros del Gobierno es observar a la gente del Baudó con tantas ganas de sacar adelante la producción de arroz con su propia marca y cómo la Alcaldía y los contratistas en esta región han invertido bien los recursos de las regalías.

Las obras que fueron ejecutadas en los municipios de Alto, Medio y Bajo Baudó fueron realizadas y recibidos por los entes competentes sin irregularidades.

También fui mal informado sobre algunas obras civiles: efectivamente a la firma del ingeniero Didier Córdoba la Gobernación sí le adjudicó un contrato por $ 15.873 millones para la pavimentación de cinco kilómetros en la carretera Istmina-Puerto Meluk, el único que dicha firma tuvo con la Gobernación del Chocó, contrato que ejecutó, entregó y liquidó sin irregularidades, de conformidad con las estipulaciones contractuales fijadas en el mismo, obra que fue recibida con elogios por el DNP y las comunidades beneficiadas por la calidad de la misma.

Por otra parte, la Alcaldía del Medio Baudó, este año, contrató con esta misma firma otros cinco kilómetros por $23.978 millones, los cuales hace dos meses están en ejecución. Una excelente decisión, dado que es la única vía que comunica al centro del Chocó con las regiones del Baudó y el Pacífico, y a la vez con el resto del país.

Una carretera cuyo proceso de pavimentación avanza dentro del marco de un proyecto regional de fortalecimiento económico y social, para que las comunidades puedan comercializar en mejores condiciones su producción agrícola, dado que es la única vía que comunica actualmente a los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda y Quindío con la costa del Pacífico por el Chocó.

Esperamos pues que del departamento del Chocó, región tan bella y rica en recursos naturales y humanos, nos sigan llegando buenas noticias soportadas con hechos ciertos y verídicos, toda vez que seremos los primeros a través de esta columna en salir en defensa de los funcionarios honestos que cuando se sienten aludidos en actos de corrupción son los primeros en reaccionar aportando serias evidencias de progreso.

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¿Hasta cuándo el hacinamiento carcelario?

Caldas sin coca, ni glifosato: ejemplo a seguir

Colombia está indignada

Campesino de ayer/campesino de hoy