Por: José Manuel Restrepo

Articulación, clave en los avances en competitividad

Haber logrado que Colombia repuntara este año en el índice de competitividad global (ICG), del Foro Económico Mundial (FEM), al escalar al puesto 57 entre 141 países, nos demuestra que el trabajo articulado en el que nos hemos enfocado para mejorar en tan importante variable lo estamos haciendo bien.

Esa labor de equipo se adelanta bajo los lineamientos del Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, cuyo líder principal es el presidente Iván Duque, quien ha motivado el consenso entre entidades públicas y representantes del sector privado como el Consejo Privado de Competitividad.

Gracias a esa alianza público-privada, pudimos avanzar tres posiciones con relación a lo alcanzado en 2018, resultado que nos inspira a seguir juiciosos en el desarrollo de la agenda que hemos consensuado, tras muchos años en que el país estuvo rezagado en el ranking del FEM.

Haber superado al 59 % de las economías que fueron tenidas en cuenta en la medición de este año y logrado escalar a la posición más alta en los últimos catorce años, nos obliga a seguir enfocándonos en las áreas de política que el país debe priorizar.

Cuando evaluamos cuáles fueron esas fortalezas que hicieron posible el repunte de Colombia en el ranking del FEM, se destacan las mejoras que el país registró en salud, también la adopción de tecnologías de información y comunicación (TIC) y la estabilidad macroeconómica. Para el país es gratificante el salto que dimos en el pilar de salud, en el cual avanzamos 19 posiciones, lo que permite a Colombia ganar 4,1 puntos. Es decir, que logra una calificación de 95 sobre 100. Según el informe de este año, ese resultado se sustenta en el desempeño de su única variable, que es la de expectativa de vida saludable.

Al hacer un análisis de la información revelada en el ranking anual del FEM, de igual modo se destacan las trece posiciones que avanzamos en el pilar de estabilidad macroeconómica. El dato resulta alentador, ya que del puesto 56 que ocupamos en la medición de 2018, en la de 2019 ascendimos al 43. Esto nos permitió ganar 2,7 puntos y lograr una calificación de 90 sobre 100. El principal aporte lo hizo la variable de inflación en la que se obtiene una calificación de 100.

Desde el ámbito regional, nuestra economía se convirtió en la cuarta economía latinoamericana más competitiva en el 2019 (el año pasado ocupó el puesto quinto). En esta medición solo fue superada por Chile, México y Uruguay, que en el ranking aparecen en las posiciones 33, 48 y 54, respectivamente.

El repunte que tuvimos en varios de los pilares que mide el ICG del FEM ratifica la tendencia de nuestra economía en los resultados de indicadores internacionales que se han dado a conocer en lo corrido del presente año. En mayo, Colombia escaló seis posiciones (58 al 52) en el índice de competitividad del Institute for Management Development (IMD), mientras que en septiembre pasado ascendió siete posiciones (62 a 55) en el índice de competitividad turística del FEM y apenas hace unos días subió una posición (59 a 58) en el índice de competitividad digital del IMD.

Sin duda, estos logros en el índice de competitividad global del FEM nos demuestran la importancia de las alianzas entre públicos y privados, pues contribuyen a que realmente se cierren las brechas sociales que nos impiden avanzar en mayores tasas de crecimiento. La invitación es a que sigamos trabajando unidos. Solo así podremos emprender con legalidad para que haya equidad.

No obstante este balance alentador que reflejan los pilares del ICG y que nos permitieron mejorar nuestra posición, también es cierto que el reto ahora es aun mayor para trabajar en acciones que nos permitan repuntar en otros pilares y variables que son de gran importancia para mejorar la competitividad de nuestro núcleo empresarial.

En este escenario de cosas positivas es válido señalar que, bajo las líneas del Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, estamos propiciando un ambiente para que nuestras empresas tengan la capacidad de crecer, generar empleos de calidad y más riqueza para el país.

La labor conjunta a la que me he referido será el insumo que nos permita priorizar las áreas en las que debemos enfocarnos de cara a la necesidad que tenemos de seguir subiendo en los distintos indicadores de competitividad.

Esa será la vía para que avancemos en las metas que nos hemos fijado con el fin de lograr una mayor productividad y, por ese camino, alcanzar las tasas de crecimiento que necesitamos para brindar bienestar a los colombianos de todas las regiones del país.

*Ministro de Comercio, Industria y Turismo.

886100

2019-10-15T22:00:00-05:00

column

2019-10-16T08:35:04-05:00

[email protected]

none

Articulación, clave en los avances en competitividad

53

4938

4991

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Manuel Restrepo

La competitividad se construye en conjunto

Una despedida de esta casa

Hacia un acuerdo nacional

¿La revolución trasnochada de Córdoba 2018?