Por: Mauricio Botero Caicedo

Asaltado en su buena fe…

RODOLFO RÍOS, ABOGADO DE GERARdo Antonio Aguilar, alias César, cabecilla del frente primero de las Farc, y carcelero de Íngrid y los otros 14 secuestrados, le ha manifestado a la Fiscalía y a los medios de comunicación que su cliente fue asaltado en su buena fe.

En palabras del ilustre letrado, “Él (César) estaba absolutamente convencido de que se trataba de un acto humanitario de los gobiernos de Europa, de Francia, concretamente…”. Uno no puede menos que solidarizarse con el abogado Ríos y con su distinguido cliente en la indignación que deben sentir ante la vulgar trampa, por no llamarla repugnante farsa, por parte de las Fuerzas Armadas de Colombia.

Entre caballeros (y no hay la menor duda que don Gerardo Antonio Aguilar no obstante su condición de carcelero, experto en explosivos, y artífice de incontables actos terroristas era un caballero) no se hacen este tipo de engaños y jugarretas. Un fraternal abrazo de apoyo al abogado Ríos y a su cliente en su más que justificada indignación por el asalto a su buena fe…

~~~                             

En entrevista hace algunos meses, el periodista y connotado apologista de las Farc Jorge Enrique Botero declaró que el narcoterrorista Simón Trinidad (recientemente condenado en Estados Unidos a treinta años de prisión) era el hombre más sobresaliente del siglo en Colombia.

Las peregrinas declaraciones de Botero estaban relacionadas con la promoción de su libro sobre el terrorista vallenato con el sugestivo título del Hombre de Hierro, título que supuestamente refleja la férrea voluntad y carácter de acero del guerrillero de Valledupar, una especie de Rambo del marxismo criollo. Pero cuando uno lee las cartas de Trinidad desde la prisión, donde textualmente escribe “…me mantienen en un área de máxima seguridad de esta cárcel, encerrado en la celda 24 horas, sin derecho a llamar por teléfono o enviar o recibir correspondencia, sin visitas y sólo puedo reunirme con los abogados norteamericanos”, y compara la situación de los secuestrados colombianos que llevan años en condiciones infrahumanas, infinitamente más crueles y duras que las del vallenato en Estados Unidos, se pone uno a pensar si verdaderamente el título del libro de Botero ha debido ser es El Hombre de Plastilina.

~~~

Los norteamericanos tienen virtudes y defectos. Pero una de sus virtudes es que son generalmente enemigos de los rodeos y circunloquios. Es decir, hablan claro. Marc Goncalves, uno de los tres norteamericanos liberados en la ‘Operación Jaque’, dijo en su primera rueda de prensa después del rescate: “Las Farc son terroristas, terroristas con T mayúscula. Sus operaciones de narcotráfico, extorsión, su desconocimiento de los derechos humanos y su rechazo por la democracia, son de terroristas”. Las Farc “dicen que lo que quieren es la igualdad y una Colombia mejor, pero todo es una mentira para justificar sus actos criminales”, agregó Goncalves.

~~~

Todos los colombianos que rechazamos el secuestro, venga de donde venga, tenemos la obligación de marchar el próximo domingo 20 de julio. Esta marcha es en contra de los criminales que mantienen a más de 2.800 personas secuestradas.

Hay un detalle que pocos conocen: el Eln, después de las Farc, es el principal secuestrador del mundo, con 240 plagiados. Lo que no se entiende es cómo Fidel Castro, quien públicamente ha dicho que condena el secuestro ya que dicha práctica no es un acto revolucionario, les permite a las cabecillas de este grupo vivir a cuerpo de rey en La Habana. Si Castro tanto aborrece el secuestro, que bote a los “elenos” o los obligue a liberar a los secuestrados.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Botero Caicedo

Un par de acróbatas profesionales

Faltando menos de diez minutos

Dudas… serias dudas…

Mientras haya coca, no habrá paz

Los mamertos también tienen su Davos