Por: Hernán Peláez Restrepo

Así es

No fue culpa de Pékerman la floja presentación de la selección de Colombia en San Cristóbal ante Venezuela. El raciocinio es fácil de elaborar. Llevó a la línea titular a jugadores que venían cumpliendo buen papel en sus equipos. Porque, además, entre más jugadores de alto nivel se junten es más fácil esperar juego ordenado y punzante.

Acá viene una reflexión válida. El técnico diseña un esquema de juego considerando las condiciones de sus jugadores y, por supuesto, teniendo en cuenta las características del rival. Quién podía poner en duda los aportes de los tres jugadores de Boca Juniors, ensalzados y reconocidos por el periodismo argentino. Quién no esperaba siquiera un remate a distancia, como lo hace normalmente Edwin Cardona. Quién podría poner en entredicho la eficacia actual de Yimmi Chará, quien mejoró sustancialmente en la complementaria, sin llegar a ofrecer lo que en Júnior viene haciendo.

Se cometieron errores preocupantes cuando la pareja de zagueros centrales, Zapata y Murillo, chocaban en el mismo sector, perdían las marcas y salían beneficiados por la seguridad y colocación de David Ospina. El apoyo por los laterales, tanto de Fabra como de Arias, fue escaso. Una sola vez Fabra pasó con claridad, llegando hasta la línea del fondo. Arias, en cambio, no ubicó un solo centro para Falcao, que como nunca antes estuvo aislado, sin alguien que se acordara de él.

Que el juego interrumpido constantemente por faltas de lado y lado restó continuidad, es cierto. Colombia se vio impreciso, indeciso. Cuadrado y sus pocos amagues tampoco contribuyeron a dar la sensación de estar jugando con sentido ofensivo. Por supuesto que la historia valorará el empate como visitante y nada más.

El ingreso de Gio Moreno y Muriel pareció dar más presencia en ataque. Se arrimaron un poco más al arco del vinotinto, aunque es probable que hayan llegado tarde al trámite del partido. Ospina, Barrios, Sánchez y ningún otro para lograr alta calificación.

El consuelo o la pregunta es: ¿por qué goleadores como Icardi, Dybala, Suárez, Cavani y Falcao, los que sacuden las redes en Europa, se fueron en blanco?

Retomo el comienzo. Pékerman eligió a los que no solamente él, sino todos, considerábamos necesarios para el partido. La excusa más recurrente es: “no estuvieron en su día”. Ahora Brasil, con nueve triunfos en línea y ya en el Mundial, obligará a hacer un cambio en la alineación. Me parece, sin ser técnico, que Teo puede ser fundamental y de paso Falcao tendría en el socio que nunca se le acercó en San Cristóbal.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Eliminados

Buen cuento

¿Qué quieren?

Los paisas

Mientras avanza