"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec
Por: Antonio Casale

Atacar

Importante compromiso el de este sábado ante Ecuador tendrá la selección de Colombia, con estadio lleno como tiene que ser en cualquier plaza del territorio que reciba al equipo de todos. Una vez más, el país futbolístico estará esperando que por fin, después de muchos años, el equipo nacional entregue un gran partido en materia ofensiva para sus seguidores.

El presente de varios hombres le brinda a Lara varias opciones reales, la primera de ellas es la microsociedad conformada por Giovanni Hernández y Teófilo Gutiérrez: entrenan juntos, se concentran juntos, en la cancha se entienden casi sin mirarse, son la pareja del momento del fútbol colombiano; su debilidad está en que ellos dos se han hecho fuertes en la cancha del metropolitano, por fuera de él no han sido tan importantes.

La segunda tiene que ver con Giovanni Moreno y Jackson Martínez. Aunque no juegan en el mismo equipo, sí lo hacen en la misma cancha, viven en la misma ciudad donde se va a disputar el partido y pueden aprovechar su velocidad y capacidad vertical, que tanta falta le ha hecho a la selección. Están atravesando un momento estelar y la gente seguro empujará aún con más ímpetu si estos dos están en el césped.

De los de afuera en materia ofensiva no se puede dejar atrás el estelar momento de Falcao, que no se puede discutir: en tres partidos ha convertido igual número de goles con la camiseta del Porto; de igual manera, Rodallega se muestra más rápido, seguro en el área contraria, con más convicción en su Wigan. La debilidad de ellos está en que con la de mayores, su efectividad goleadora ha sido pobre.

Son seis hombres de total vocación ofensiva. A mí me gustaría ver a los dos Giovanni, acompañados por Jackson y Teófilo adelante, son los mejores del momento, aunque habrá que ver si Lara es capaz de no poner a Falcao a pesar de su buen momento. Lo importante es que los hombres escogidos para atacar no se vean solitarios buscando milagros en el área contraria por cuenta de los recaudos que hay que tomar, por eso insisto en lo de tener dos volantes de ataque. Sí, con Ecuador hay que tener cuidado y tenemos que quitarles la pelota en la mitad, pero para eso esta vez tendrá que bastar con dos gladiadores en la mitad dedicados a esta función y la plena colaboración de sus defensas, uno de los dos laterales tendrá que quedarse siempre. Es que no se nos puede olvidar que aquí no hay mañana, o ganamos o quedamos afuera.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale