Por: Cartas de los lectores

Atención al Parque de la Independencia

Antes que todo quiero destacar el interés que un tiempo para acá El Espectador ha manifestado en la construcción de la arquitectura de la ciudad, mediante análisis de profesionales como María Eugenia Martínez, Guillermo Fischer, Sergio Trujillo, Juan Luis Rodríguez y Benjamín Barney, entre otros, convencido de que es el primer paso para guiar a los colombianos en la importancia de lo público en todos sus dominios.

En esta oportunidad me quiero referir a la ampliación del Parque de la Independencia, analizado en sus páginas por Juan L. Rodríguez, pues se trata nada más y nada menos que de nuestro más antiguo y más cargado de historia parque público. No me ocuparé de analizar el proyecto, eso ya lo hizo con acierto el arquitecto Rodríguez. No pido mucho, pido simplemente que se cumplan las normas nacionales establecidas para la protección de este Monumento Nacional, Decreto 1905 de 1995,  que dicta que, para que éste pueda ser intervenido, tiene que contarse con la aprobación del Consejo Nacional de Monumentos, ente en el que deposito toda mi confianza.

Pido, eso sí, que no suceda lo que pasó con Villa Adelaida, que después de haber sido aprobado un acertado proyecto de restauración y protección del monumento por parte de este Consejo, por razones que todavía no logro entender, dictámenes distritales, que no normas —pues es claro que una Ley de la República (el Consejo Nacional de Monumentos) no puede ser superada por una reglamentación municipal—, impidieron que el proyecto  se llevara a cabo y presenciemos impávidos la ruina de esta linda casa, sin que los otrora defensores a ultranza de la conservación del monumento, Sociedad de Mejoras y Ornato, entre otros, digan ni mu. Queda claro que no era la revitalización de la casa lo que buscaban.

Tal vez, aprovechando las torpezas y despilfarros de nuestro Estado, el Consejo Nacional de Monumentos, pueda escoger uno entre los tres diseños (R. Salmona, Juan Camilo Santamaría y J. Carlo Mazzanti) que con los recursos públicos hemos pagado para la ampliación del Parque de la Independencia.


Enrique Uribe Botero. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Las pibas y el aborto

Dos cartas de los lectores

La guerra en pretérito perfecto