Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

Aún falta conciencia exportadora

Son varios los productos, especialmente del sector agropecuario, que son solicitados por los mercados de Estados Unidos, Canadá, la Comunidad Económica Europea, entre otros, por eso, continúo sosteniendo que hace falta más conciencia y conocimiento exportador, esto solo se logra levantando el potencial de productos por regiones.   

El aguacate hass, la uchuva, las hierbas aromáticas y el plátano, entre cientos de productos, tienen inmensas posibilidades de mercado exterior, lamentablemente, aunque sí existen los potenciales del recurso humano y los factores naturales de desarrollo para promoverlos, no se ha encontrado el eslabón que permita organizar a sus productores en forma de cadena productiva y alianza estratégica, gestión que corresponde indudablemente a las autoridades regionales y departamentales, bajo la supervisión del  Ministerio de Comercio y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.   

Si se quiere buscar más eficiencia exportadora, debemos empezar por generar conciencia con  conocimiento de mercados, esto solo se obtiene levantando el potencial exportador por departamento y municipio, para que entren a formar parte del inventario preferencial de productos en los mercados internacionales, estableciendo los controles de calidad, fichas técnicas, empaques y embalajes.

Sin embargo, se hace necesario que los pequeños y medianos productores conozcan a ciencia cierta dónde están los mercados más apetecibles para sus productos; para ello, hay que conocer los tratados de libre comercio, TLC, celebrados entre Colombia y diferentes países del mundo, además de otras organizaciones de comercio internacional, como la Comunidad Andina, CAN, integrada en los actuales momentos por Colombia, Ecuador, Chile, Bolivia y Perú, que desde los inicios de su fundación en el año 1968 establecieron  mecanismos de cero arancel, con cláusulas de salvaguardia justificadas.

Existen otra serie de organizaciones que ya están en desarrollo o se están consolidando bajo el lema del libre mercado, como el suscrito hace cinco años entre los países de México, Perú y Colombia, con miras a conquistar los mercados del sur, bajo la llamada Alianza del Pacífico.

Hay factores que indudablemente minan la capacidad exportadora de los cientos de empresas que quieren romper fronteras internacionales con sus productos, lamentablemente las actividades criminales como el contrabando con lavado de activos, el narcotráfico y la corrupción son factores que no dejan ver más allá al cronograma exportador.

Sin desconocer los esfuerzos que viene haciendo la titular de la cartera de Comercio Exterior, Industria y Turismo, donde según los últimos reportes de la Asociación Nacional de Exportadores, Analdex, las exportaciones no tradicionales vienen en aumento moderado, desde los últimos 12 meses.

Hay sectores de la producción que podrían ser más eficientes, siempre y cuando el Gobierno corrija una serie de falencias que, además del contrabando con lavado de activos y productos del narcotráfico, se están presentando, especialmente con el sector textil, la industria del calzado y en general los productos del sector agropecuario.

Las industrias del textil y del calzado en los últimos años han sido golpeadas inmisericordemente, puesto que los productos del contrabando chino son infinitamente más económicos que la producción nacional, aunque se diga que son de mala calidad, los precios al consumidor han arrasado con cientos de industrias nacionales.

De otro lado, el Congreso de la República acaba de aprobar vía fast track la ley de eficiencia agropecuaria, que permite a los pequeños y medianos productores desarrollar sus actividades sin mayores afujías, es decir, proporcionándoles los medios necesarios para ampliar los canales de industrialización de sus productos y señalándoles canales de comercialización, previo registro de sus productos en el Invima y en el ICA.

 Al momento de  escribir esta  columna, hemos recibido un informe de productores de los Llanos Orientales quejándose de la falta de infraestructura para transportar sus productos a los centros de comercialización, haciendo mayor énfasis en el cultivo de yuca, plátano y frutas en general; se han visto precisados a regalarlas o destruir sus cultivos, puesto que les va mejor sembrando coca que cultivar productos de pan coger, que no tienen mercado asegurado por falta de políticas claras del Gobierno en materia de transporte, agroindustralización y comercialización.

[email protected]   

Buscar columnista