Aunque Santos se acobarde, la igualdad es imparable