Por: Piedad Bonnett

Avianca y los viejos tiempos

Durante años Avianca fue una empresa que irrespetó y maltrató a sus pasajeros hasta el punto de que su competencia se hizo un lugar bajo el lema “Por el respeto”.

Una vez que pasó a manos del empresario brasileño Germán Efromovich, éste probó, contra todo pronóstico, que era posible sacar la compañía aérea de la quiebra y convertirla en una empresa próspera, con una flota de aviones envidiable y un buen servicio al cliente. Y los colombianos le estamos muy agradecidos: volvimos a creer en Avianca. Sin embargo, esa buena impresión puede estar llegando a su fin. Y para ilustrarlo, sólo narraré un episodio —pues sé que como este ha habido varios— y el lector juzgará por sí mismo.

El martes 24 de septiembre los viajeros del vuelo AV10 con destino a Madrid fuimos embarcados puntualmente a las nueve de la noche. Una hora y media después seguíamos dentro del avión sin que nadie nos diera explicación ninguna, el calor era insoportable y algunas personas empezaron a protestar y a quejarse de que los niños y algunos adultos tenían dificultad para respirar. Hacia las 11 nos informaron que había un problema con el aire acondicionado y nos hicieron bajar del avión. Durante ese tiempo nadie, ni por una vez, dijo que la empresa lamentaba el imprevisto ni ofreció excusas a los pasajeros. Ya para ese entonces muchos habían perdido sus conexiones y un tropel de gente indignada se arremolinó en torno al mostrador de la sala, como en los viejos tiempos, mientras unos empleados jóvenes e inexpertos miraban impertérritos al horizonte, pues no tenían nada que decir. A las 12 de la noche una persona anunció, sin más explicaciones, que el vuelo había sido cancelado y que, ya que habíamos abandonado el país, debíamos hacer proceso de inmigración. Nada sobre qué pasaría al día siguiente ni que pudiera orientar en algo a los viajeros de fuera de la ciudad. Pero como según Murphy cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar, tuvimos una segunda taza de maltrato: mientras unos 10 o 12 funcionarios del aeropuerto hablaban y se reían en grupitos, sólo dos de ellos —según sus jefes nadie más podía hacerlo— estampaban los sellos a aquella multitud de más de 200 personas, que llevaban ya un mínimo de seis horas en el aeropuerto, y entre las que se contaban personas que venían de largos viajes, padres que trataban de calmar a sus niños soñolientos y con hambre, y hasta una madre que iba a recoger el cadáver de su hijo. Ningún empleado del aeropuerto hablaba una palabra de inglés, así que a las preguntas ansiosas de los extranjeros contestaban con gestos de muévase muévase. Preguntando a los aseadores nocturnos llegué con unos ingleses a un mostrador donde me dieron una platica para el taxi, me dijeron con voz incierta que volviera al día siguiente “por ahí a las 10” y les anunciaron a ellos que parecía que no había suficientes hoteles. Daba pena. Era ya la una y media cuando dejé atrás al enorme grupo de extranjeros y salí a buscar un taxi legal rogando para que a los desorientados que tomaban los piratas que rondan en la parte de arriba no les hicieran el paseo millonario. Y preguntándome si estamos volviendo a las humillaciones de la antigua Avianca.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Piedad Bonnett

Los sueños del turismo

Una lección de honestidad literaria

El limbo como estrategia

Las armas nobles

Navidad en ruinas