Por: Hernán Peláez Restrepo

Ayudas

Se requieren ayudas en tres frentes del fútbol profesional que vivimos en esta época. La primera es la necesidad urgente del defensor de Santa Fe, Javier López, de conseguir ayuda con especialistas en comportamiento humano. Es cierto que el fútbol es un deporte de contacto, de choque, a diferencia de deportes individuales, como el tenis, por ejemplo, pero la fuerza desmedida, la imprudencia o apelar a recursos extrafutbolísticos, son sus características recurrentes.

Cuando en su hoja de vida aparecen 24 fechas de suspensión, el problema es grave. “Si pasa la pelota, no pasa el hombre. O no pasa la pelota y tampoco el hombre”, la frase que podría definirlo. López parece haberse quedado en el tiempo y no tiene autocontrol.

La segunda ayuda estará orientada a mejorar el rendimiento ofensivo. Cuando se han disputado 12 jornadas del campeonato, el gol, en general, está escaso. El rendimiento defensivo es superior al ofensivo. De hecho, si se mira la tabla de goleadores, José Sand, del Deportivo Cali, tiene siete goles en 11 partidos y es uno de los máximos artilleros. Edder Farías completa seis, en siete encuentros; Germán Cano cinco en diez, y así sucesivamente.

Se sabe que con uno o dos delanteros se plantean los partidos en nuestro medio. Es de urgente necesidad que los técnicos apoyen por los costados, ahora que se pretende descartar a los otrora volantes de enganche o armado para que la imprecisión, un factor dominante, disminuya. La falta de gol es un mal que debe ser tratado no por médicos, como el caso de Javier López, sino en los días de entrenamiento, hurgando y apoyando las condiciones individuales, para intentar mejorar este aspecto vital para el juego y para quienes quieren ganar siempre.

Y finalmente el caso de la labor arbitral. Hay una generación nueva de jueces que seguramente conocen el reglamento, aunque ignoran el sentido común en caso de pérdida de tiempo, simulación de lesiones y protestas sin sentido de los jugadores, que como dice el dicho, saben “a cuál árbol se trepan”. Los árbitros de línea o asistentes deben estudiar bien el asunto del fuera de lugar, porque se están equivocando mucho, como se pudo evidenciar en el partido entre el Cali y Santa Fe. En conclusión, nuestro fútbol necesita mucha ayuda en diferentes frentes. Y los mencionados tres aspectos son los primeros a mejorar.

747586

2018-04-01T22:00:00-05:00

column

2018-04-01T22:13:45-05:00

[email protected]

none

Ayudas

7

2419

2426

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

¿Por qué?

Amistosos y...

Realidades

Convocatoria

Qué pasa