Por: Andrés Escobar

¿Bajarán los precios de la gasolina?

Las decisiones sobre precios de los combustibles no suelen ser sencillas. Por una parte, los consumidores quisieran pagar lo menos posible al tanquear sus vehículos.

Por otra, el Gobierno quisiera que el costo fiscal derivado de los costos de los combustibles fuera bajo. Finalmente, Ecopetrol, que surte de combustibles a las estaciones de servicio, quisiera precios domésticos de los combustibles igual de atractivos a los que obtendría si los exportara.

Estas tres aristas del problema están conectadas. Si los precios de los combustibles son bajos y hay que subsidiarlos, el presupuesto nacional cubre la diferencia, lo cual implica que los consumidores en todo caso pagan, no en la bomba de gasolina, sino a través de impuestos. Si Ecopetrol no recibe por la venta de combustibles un ingreso equivalente al que obtendría vendiéndolos en el exterior, las utilidades de la empresa bajan y más de medio millón de accionistas se perjudican directamente, entre ellos el Gobierno, que pasa a disponer de menos recursos para invertir en educación o infraestructura.

Dado que el Gobierno optó desde hace años por tener precios de los combustibles que reflejen para Ecopetrol, en la medida de lo posible, las condiciones externas vigentes, el precio internacional del petróleo constituye una variable fundamental. Hasta hace poco la cotización del crudo iba al alza, pero, con la tormenta que reina en la economía mundial, ha vuelto a bajar de forma importante. Con la nueva fórmula anunciada por el Gobierno en días pasados, esto debería traducirse en menores precios de la gasolina (el diésel no tiene fórmula aún). Sin embargo, la tasa de cambio se ha devaluado de manera abrupta en medio de la crisis, lo cual limita el espacio para reducir los precios de los combustibles, ya que la alternativa de exportación se torna más atractiva.

Una vez pase lo peor de la tormenta, la apreciación del peso retornará, pero el precio del petróleo volverá a subir. Por lo tanto, la nueva fórmula para ajustar los precios de la gasolina, que es más que bienvenida porque le da transparencia a un proceso que solía ser demasiado discrecional, no debe generar muchas expectativas de que bajarán los precios de la gasolina.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Escobar

Razones Para Negociar

Sorpresas regionales

El dilema de la reforma tributaria

La agenda que debe continuar

La inversión pública