¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 1 hora
Por: Gonzalo Silva Rivas

Bajo el alero

La inauguración de la nueva terminal internacional de Eldorado coloca punto final a la primera fase del proceso de ampliación y modernización del aeropuerto, pero debería ser punto de partida para un constructivo debate sobre la necesidad de convertir esta estratégica infraestructura en un nodo de desarrollo local, regional y nacional.

El obsoleto aeródromo, que durante 53 años creció hasta quedar prisionero en la estrechez de sus precarios 57 mil metros2, estrenará una primera franja de 104 mil metros2, y en 2014 consolidará su dimensión definitiva de 173 mil metros2, tres veces su tamaño actual, para codearse con los mejores del continente, y sin mayores sobresaltos asegurar su supervivencia durante las próximas tres décadas.

Pero la seguridad aérea y la funcionalidad solo pueden garantizarse con algo más que confortables edificaciones. Las evidentes deficiencias en personal técnico, equipos de comunicación y radioayudas exigen ampliación y renovación tecnológica en la infraestructura de aeronavegabilidad. Más aún, cuando el aeropuerto, con el aumento de su capacidad física, saltará de 60 a más de 90 operaciones por hora en las jornadas pico.

Sin embargo, el principal desafío será el aprovechamiento de su obligada expansión y modernización para irrigar desarrollo en su inmensa área de influencia. Se le debe abolir ese improductivo papel de aeródromo doméstico, de restringido paradero de aviones, enclavado como rueda suelta en la sabana capitalina. Pensar en grande, como dijo el presidente Santos al anunciar la entrega del “aeropuerto más moderno de Latinoamérica”, será cierto si se le proyecta como un aerotrópolis, revolucionario concepto del experto John Kasarda.

Una ciudad aeropuerto, con alas, en cuyo contorno se concentre e irrigue un activo desarrollo urbano y económico dirigido a actividades de comercio exterior, empresariales, comerciales y logísticas, y planificado con debidas condiciones físicas, ambientales y sociales. La CCB lideró hace años un proyecto parecido para promover Eldorado como red de desarrollo regional con la integración de los municipios aledaños, mediante la regulación orientada de planes de desarrollo y de ordenamiento territorial.

Comercio y suministro global modernos giran alrededor de los aeropuertos. Su razón de ser en este siglo XXI se da si se transforman en motores de la economía urbana y dan valor agregado a una gran población que resida, interactúe, trabaje y subsista bajo su alero.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gonzalo Silva Rivas