Por: Luis Fernando Montoya
El campeón de la vida

Balance

“La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud”, Dalai Lama.

Terminó el Mundial de Fútbol para la selección de Colombia, sin poder superar la actuación del de Brasil 2014, pero con un grupo de jugadores que siempre dieron lo mejor de sí por su país.

Hay varios aspectos para tener en cuenta en este Mundial, a nivel general, por la selección:

1. Actitud: durante los partidos los jugadores mostraron ese sentido de pertenencia por su país, dieron lo mejor en el terreno, le mostraron al país la importancia de la amistad, de la unión, del trabajo en equipo y el creer en cada uno de los integrantes de la selección.

2. Lesionados: no hubo fortuna con las lesiones en hombres claves, como James y otros. No alcanzaron a recuperarse, afectando al colectivo y el funcionamiento futbolístico.

3. Juego: hubo partidos que se perdieron sin jugarlos, donde se generó confusión en algunos planteamientos tácticos y el conjunto no tuvo la forma de retomar el camino adecuado. Hubo momentos donde se necesitaba ir por debajo del marcador para reaccionar y darse cuenta de que sí eran capaces de atacar y hacerle daño al equipo que estaba al frente.

4. Nivel: algunos jugadores llegaron sin ritmo de competencia y en ella no alcanzaron ha retomarlo, afectando al colectivo.

5. Eficacia: por el juego de Colombia y falta de manejo del balón, a su principal delantero, Falcao, muy poco lo pusieron mano a mano con opciones claras de gol. Terminó siendo goleador un defensa, Yerry Mina.

Los colombianos nos sentimos muy orgullosos de nuestra selección por su entrega y sentido de pertenencia. Mil gracias a todos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

El liderato del Once Caldas

Balance colombiano

Colombia, adelante

Vuelve Colombia

Equidad, muy bien