¿Cómo avanza la reincorporación de excombatientes en el Cauca?

hace 2 horas
Por: Cecilia Orozco Tascón

Balance Duque: ¿nuevas relaciones con el Congreso?

A un año de iniciada la era Duque, ¿se puede afirmar que se extinguió el sistema que convierte las necesidades del bolsillo en votos esclavos —clientelismo—? ¿O que feneció la “mermelada”, o sea, el esquema de corrupción en que el Congreso cede su voluntad legislativa al Gobierno a cambio de que este le entregue dineros públicos y poder local mediante cargos y contratos? La depuración de las relaciones entre las ramas del Estado fue uno de los ejes que se impuso el presidente de la República en su discurso de posesión. Su partido y sus aliados mediáticos han alabado el resultado que en esta área podría exhibir la administración en el primer tramo de su cuatrienio. Si bien, en términos generales, se acepta que Duque no ha “aceitado” a los senadores y representantes que lo apoyan, la realidad no es tan simple y los hechos, que alejan la argumentación del fanatismo, indican que la verdad tiene aristas en la sombra. Para empezar, no solo hay rumores de pasillos y despachos oficiales sino ruidos que se concretarán, tarde o temprano, en forma de pequeñas bombas sobre la voracidad del Centro Democrático a la hora de las contrataciones. Entre tanto, los ciudadanos podemos escudriñar casos significativos de la vida cotidiana. Por ejemplo, el caso del representante uribista a la Cámara Óscar Leonardo Villamizar Meneses, primerizo de apenas 34 años de edad y carrera de meteoro en cuyo pasado profesional se nota el peso de la influencia de su familia santandereana más que sus méritos personales. Apenas a un año de haber llegado al Congreso y su partido al poder presidencial, Villamizar Meneses ya es primer vicepresidente de la Cámara, miembro de la decisiva Comisión Primera y, también, de la Comisión de Acusación en donde ejerce dizque como investigador imparcial del exfiscal general custodiado por 85 escoltas, Néstor Humberto Martínez Neira.

El portentoso Villamizar Meneses tiene una historia especial: intentó un ingreso fallido al parlamento con Opción Ciudadana, fachada de Convergencia Ciudadana, el movimiento regional de autos parapolíticos. Se presentó a elecciones en 2014, en fórmula con Doris Vega, esposa del condenado Luis Alberto el Tuerto Gil. Ustedes recordarán a Gil, quien salió de la cárcel pero volvió a involucrarse en un acto delictivo, esta vez en el supuesto soborno para impedir la extradición de Santrich que fue grabado en video por la Fiscalía de Martínez Neira, el investigado por Villamizar, vea usted pues. Pero el “chino” Villamizar transformó su destino con la curul que conquistó en 2018 bajo la sombrilla uribista.

Entonces, todo empezó a brillar para el joven político y nadie en el Centro Democrático objetó su inscripción pese a que sus padres también habían sido condenados, como el Tuerto Gil, y no por poco.

Una de las numerosas residencias del excongresista Alirio Villamizar, su papá, fue allanada en 2009, hace diez años. La Corte Suprema lo investigaba por la corrupción de su voto a favor de la reelección de Álvaro Uribe, cuyo gobierno les regaló notarías y otras prebendas a los parlamentarios que permitieran su permanencia en la Casa de Nariño cuatro años más. A Villamizar padre le encontraron cerca de $1.000 millones y de US$30.000 en esa casa. Una testigo en el proceso contó que la esposa del político, madre de nuestro vicepresidente de la Cámara, pasaba mensualmente a recoger el producido de una de las notarías del intercambio por su voto. También pasaba por otras tantas oficinas públicas. (A propósito, no recuerdo que Paloma Valencia se hubiera pronunciado contra esta bolsa de dinero como lo hizo en el debate a Martínez Neira).

Volviendo al presente, Iván Duque “recargó a Óscar Villamizar (el vástago de los reos) en Santander”, según informe de La Silla Vacía de abril pasado con gran foto de hermandad del presidente de la República con el vicepresidente de la Cámara (ver) el artículo narra cómo el reluciente neopolítico “quedó a un paso de sumar un nuevo pedazo dentro de la repartija de la torta burocrática del Palacio de Nariño en las regiones”. La Silla cuenta el nombramiento de Francisco Plata Jaimes en el muy apetecido cargo de director territorial del Ministerio de Trabajo, “uno por el que los congresistas se pelean”. Plata Jaimes, también amigo de los padres del representante Villamizar, figura entre los funcionarios de planta del Ministerio. La Silla concluye revelando que al nombramiento de Plata, Villamizar Meneses suma el control de la Unidad de Víctimas de Santander. ¿También clientelizada y enmermelada? Cabe preguntar: ¿nuevas relaciones entre el Congreso y la Presidencia? A otro perro con ese hueso.

Le puede interesar: "Alianzas peligrosas de los candidatos en Colombia: el pacto de Ralito"

874739

2019-08-07T00:00:56-05:00

column

2019-08-07T21:42:14-05:00

[email protected]

none

Balance Duque: ¿nuevas relaciones con el Congreso?

51

5325

5376

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

El narcisista Martínez Neira

Miedo: totalitarismo en Colombia

Defensa del debate libre… y rumores