Por: Alberto Carrasquilla

Bancamedias

En su tradicional, y siempre estupendo, reporte sobre bancarización...

En su tradicional, y siempre estupendo, reporte sobre bancarización, la Asociación Bancaria reporta que el número de personas que cuentan con algún producto financiero emitido por un banco, pasa de 15.2 millones en 2007 a 18.4 millones en Septiembre de 2010, la última fecha disponible. Esto representa un 62% de la población mayor de edad, cifra que no ha hecho sino subir desde que se llevan las cuentas.


Que haya más bancarización es una excelente noticia por muchas razones. Ante todo, porque constituye una formalización de lo que sin ella es un conjunto desordenado de relaciones financieras antediluvianas e ineficientes, las cuales son especialmente costosas para la población más pobre. 


En Colombia, no obstante la creciente incidencia de la bancarización, hay muchas razones para estar preocupados en materia de profundización financiera, entendida en un sentido amplio. De los 18.4 millones de colombianos bancarizados, 10.5 millones solamente tienen una cuenta de ahorro. Las personas que tienen una cuenta de ahorro y además un crédito o una tarjeta de crédito, no superan los 4 millones, o sea menos del 15% de la población.


La relación entre el stock de crédito bancario vigente en un momento dado y el PIB en Colombia tiene dos características preocupantes. La primera, que la relación es muy baja. En 2009 llegó a 37.2% en Colombia, mientras que en América Latina en su conjunto la cifra es casi el doble (67.1%), en los países de ingreso medio casi el triple (89.4%) y en los países de ingresos altos llega a 201.8%. La segunda característica es que no se ha logrado recuperar los niveles observados a finales del siglo pasado. En 1998 la relación era 42.4%, 5.2 puntos porcentuales más alta que la actual. Esto también se compara muy desfavorablemente con la región, donde la relación es casi 20 puntos más alta hoy (67.1%) que en 1998 (49.7%).


Las preguntas que surgen son dos. ¿Por qué Colombia es un país tan desprovisto financieramente, en relación con países comparables en tamaño y complejidad? ¿Por que avanza tan poco en la materia, nuevamente en relación con países comparables?.


La primera posibilidad es que el costo de acceder al servicio es tan alto, que no hay demanda. La diferencia entre lo que los bancos cobran por un crédito y lo que pagan por un depósito es6.9 puntos porcentuales, cifra más baja que la de la región en su conjunto (7.4). De otra parte, a diferencia del resto de la región, esta medición del costo de la intermediación ha bajado de manera importante desde finales del siglo pasado. En este frente, estamos relativamente bien y estamos mejorando. Por ahí no parece ser la cosa.


La segunda posibilidad es que el tipo de servicios ofrecidos no cuadra con las necesidades de la población. Colombia es un país en creciente grado de informalización, cosa que a nadie parece importarle. En el sector informal hay ahorro, crédito e intermediación; el problema es que son servicios provistos de manera menos eficiente y mucho más costosa que en el sector formalizado. Como creo que la informalidad va a seguir creciendo, un desafío es lograr bancarizarla eficientemente. No creo que todo el futuro bancario esté pintado en el lienzo tradicional de los  balances auditados, los certificados laborales, las garantías notarizadas y demás. Un ejemplo del lienzo atípico que estoy pensando es la toma de riesgo crediticio por parte de diversos proveedores de servicios públicos y la posterior venta de dichos créditos a bancos. Otro ejemplo es la enorme creatividad que se refleja en algunos instrumentos financieros denominados en minutos de telefonía celular.


Hacia adelante, creo que tanto la bancarización como el flujo de caja y las utilidades del sector van a estar crecientemente reflejando la capacidad de crear valor en el contexto de nuestra informalidad inatajable.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto Carrasquilla

El equilibrio Lee

Reformas

Infladitos

Bienvenida Comisión

Combo