Por: Aura Lucía Mera

Bien por Claudia

Por primera vez en la historia, una mujer joven, frentera, sin pelos en la lengua, controvertida y sin amarres ocupa la Alcaldía más importante de Colombia, su capital.

Golpe duro para los machistas, los evangélicos, los curuchupas, los uribistas, los fundamentalistas, los santeros, los estrechos de mente, los corruptos, los áulicos.

Claudia derrotó a ese caballo matrero de la politiquería y se subió a un potro brioso, sin bridas ni estribos, para galopar libre por esa sabana tan manoseada y poder ofrecerle un aire nuevo, horizontes distintos y atardeceres más bellos.

Claudia, temperamental y medio salvaje, rompió esquemas. Contra viento y marea, a contracorriente, demostró que sí se puede renovar los aires viciados, acabar con roscas y roscones, sacudirse de encima tanto mugre. Los electores están ya hartos de tantas marrullas, mentiras, cacicazgos y maturrangas.

Me emociona su triunfo. Su berraquera. Bogotá empieza una nueva era donde no tienen cabida ni la gazmoñería ni las ataduras atávicas de épocas pasadas. Siento como si un globo multicolor y brillante se elevara hacia la luz siguiendo nuevas estrellas... Como si llegara a esa fría y calculadora capital un tsunami que va a remover viejas estructuras.

Le deseo suerte. Sé que es una mujer emotiva, pero tendrá que aprender a controlar sus emociones. Sé que le caerán rayos y centellas. Sé que su labor no será fácil. Pero estoy segura de que sabrá sortear en su “viaje a Ítaca” esa larga jornada poblada de lestrigones, cíclopes y el fiero Poseidón. Que no tendrá temor de enfrentarlos. Que sabrá recorrer ese camino sembrando nuevas esperanzas, sorteando cardos y espinas, con su sonrisa franca y su mirada limpia. Bogotá dio un paso gigante. Ya no volverá a ser la misma.

Como colombiana, como mujer, como ciudadana, aplaudo este cambio. La felicito de corazón. Estoy segura de que sabrá lidiar con bueyes mansos y matreros y con miuras astifinos y bravíos. Ya está en el centro del ruedo. ¡Y saldrá al final de esa lidia por la puerta grande!

Posdata. Leo las últimas noticias. Es domingo. Llegó la noche y los informes muestran que el uribismo perdió poder. Es para mí la más grande victoria de Colombia. ¡Viva la paz! ¡Vivan las caras nuevas! Colombia se renueva en la mayoría de las capitales y departamentos. Triste que un candidato de la talla de Alejandro Eder en Cali no hubiera podido llegar a la Alcaldía. Llegará, pero mientras tanto a Cali retornan viejas mañas. Nos lo merecemos por idiotas útiles. ¡El canibalismo de nuevo fue el triunfador!

888367

2019-10-29T00:00:00-05:00

column

2019-10-29T00:00:01-05:00

[email protected]

none

Bien por Claudia

16

2691

2707

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

Violencia animalista

¡Enamorada!

Michelle

Colombia cambió

Veinticuatro