Por: Dolly Montoya Castaño

Bienvenida la Paz para el Caribe

El abogado Alfonso Araujo Cote participó de la fundación del Departamento del Cesar como miembro del Comité Pro Departamento del Cesar, que logró su cometido en 1967.  Este ilustre egresado de 95 años se convenció y apropió, en la Universidad Nacional de Colombia, del ideal de que la educación es la mejor ruta para transformar la sociedad. Gracias a él y a la Asociación de Egresados Cesarenses de la Universidad Nacional, así como a las 3 gobernaciones y 3 rectorías que alcanzaron a suceder en los últimos 10 años –y que conjuntamente trabajamos para materializar este sueño– podemos anunciar al país que en el segundo semestre de 2019, en el Cesar,  la Sede de La Paz de nuestra Universidad estará en funcionamiento.

En cumplimento de ese ideal de transformar la sociedad –que no significa otra cosa que llevar bienestar social y beneficio económico a la región y sus comunidades para que así convivan mejor– y contando con el apoyo de la Gobernación del Departamento y del Gobierno Nacional, hemos decidido como Universidad Nacional de Colombia hacer de la Sede de La Paz un laboratorio de experiencias pedagógicas, académicas, científicas, investigativas y de extensión que represente la mejor forma, la más moderna y pertinente, de construir una relación armónica con la sociedad, sus territorios y el país. La nueva Sede ofrecerá toda la capacidad de nuestra Universidad en docencia, investigación y extensión, así como administrativa y de gestión. Nuestro objetivo es transformar la región mediante el cambio cultural, la innovación social, la innovación tecnológica y la formación de seres integrales, ciudadanos con conciencia social.  

La región no es desconocida para nosotros, 36 de nuestros grupos de investigación han adelantado proyectos allí durante varios años, impulsando la generación científica y académica del Departamento. A estas experiencias previas se suman los diálogos regionales –desarrollados en todas las sedes de la Universidad– para la articulación de sectores institucionales, públicos, privados y comunitarios que buscan el fortalecimiento de los sistemas regionales de ciencia, tecnología e innovación y los sistemas de competitividad. Gracias a estos esfuerzos, la Universidad ha logrado identificar en buena medida las capacidades, oportunidades y necesidades de la región donde cobra vida la nueva sede.

Sabemos, por ejemplo, que la explotación de minas y canteras representa el 38% del PIB Departamental del Cesar, mientras que  sectores como la agricultura y ganadería representa apenas el 9%. Si fomentamos la bioeconomía tendríamos mayores encadenamientos productivos y con ellos más empleo, progreso general para la región y un menor impacto ambiental.

Somos conscientes de que la dependencia del sector minero-energético no podrá superarse de la noche a la mañana, pero en la Universidad estamos convencidos que solo mediante la construcción de alternativas otra realidad será posible para este maravilloso territorio. Así, después del trabajo con las comunidades creemos que es fundamental impulsar el sector agroindustrial, y también el sector turismo, reconociendo la enorme riqueza en fauna, flora, cultura y herencia patrimonial de la región. Nuestro trabajo será siempre colaborativo, mediante la construcción mancomunda de más y más oportunidades para las comunidades del Caribe. Bajo esta perspectiva seremos aliados estratégicos de la Universidad Popular del Cesar que por cerca de 42 años ha llevado educación superior a sus comunidades.

En la Sede de La Paz hemos diseñado una propuesta académica ambiciosa que inicialmente se materializa con la oferta de seis programas de pregrado: Biología, Estadística, Ingeniería Mecatrónica, Geografía, Gestión Cultural y Comunicativa, e Ingeniería Biológica. Implementaremos, además, un componente de estudios generales para que todos los estudiantes de la sede accedan a conocimientos fundamentales en artes y humanidades con clases específicas en ciencias sociales, ética, lenguajes visuales y narrativos, ciencias experimentales, Derechos Humanos y equidad, programación de computadoras y de la relación universidad y sociedad. Así, buscamos cumplir plenamente con el objetivo de formar ciudadanos con una amplia visión de la realidad y profesionales íntegros capaces de aportar a su región, al país y al mundo contemporáneo.

Hoy el Departamento del Cesar tiene una cobertura en educación superior de apenas 34% de los jóvenes en edad de ingreso, número muy por debajo del nivel de cobertura nacional que se ubica en 52%, según el Ministerio de Educación. Sin duda, la puesta en marcha de esta nueva sede de la Universidad Nacional de Colombia es una gran noticia para los jóvenes que hoy no logran acceder a la educación superior.

En la Sede de La Paz podrán aplicar los jóvenes cesarenses a los seis programas mencionados, sin embargo, quienes así lo deseen podrán presentarse a cualquiera de los 95 programas de pregrado que ofertamos en todo el país mediante el proceso de admisión regular de cada semestre, y por supuesto, a través de los programas de admisión especial para víctimas del conflicto armado interno, población afrocolombiana, mejores bachilleres de municipios pobres y comunidades indígenas. Estas últimas, por ejemplo, en el Cesar son el 17% de la población.

Sabemos que aún nos falta mucho como país en términos de acceso y cobertura en educación superior, por eso entendemos que las universidades no pueden ser solo una oportunidad y una herramienta para quienes acceden, deben también ser un impulso al progreso y bienestar de las comunidades, al cuidado y protección del medio ambiente, y al desarrollo y competitividad de las regiones y el país. En ello radica la tarea de transformar la sociedad y creemos que esto es lo que significa ser el proyecto cultural y colectivo más exitoso de la nación desde nuestra fundación hace 152 años.  

Aquí está la principal noticia y motivo de celebración para los cesarenses y el Caribe colombiano, pues aparecen nuevas y favorables oportunidades para sus comunidades con la apertura de la Sede de La Paz de la Universidad Nacional de Colombia, un laboratorio de innovación académica, científica y tecnológica que trabajará por el desarrollo regional, la formación ciudadana y el progreso social.

*Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

862522

2019-05-25T00:00:24-05:00

column

2019-05-25T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

Bienvenida la Paz para el Caribe

32

6808

6840

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Dolly Montoya Castaño

Ciencia, arte y cultura para construir nación

Ramsés Hakim, una vida dedicada a la educación