Carlos Fernando Galán presenta sus propuestas a la Alcadía de Bogotá

hace 0 sec
Por: Indalecio Dangond B.

Biotecnología agrícola

Uno de los factores que afectan la renta de los agricultores y ganaderos del país es la variación del clima. Así quedó demostrado con el fenómeno de El Niño que comenzó el pasado 5 de noviembre, el cual redujo fuertemente la productividad de los cultivos y hatos ganaderos en varias regiones del país.

Para mitigar el impacto del riesgo climático, los gobiernos suelen implementar instrumentos de ayudas como el seguro agrario y programas de compras de cartera agropecuaria o ampliación de plazos (reperfilamiento de deudas) a los productores afectados por la variación del clima. Otra herramienta menos costosa y más efectiva es la adopción de biotecnología agrícola.

El reciente informe del Servicio para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA) muestra que los agricultores de 70 países -de los cuales 21 son de países en vía de desarrollo- adoptaron cultivos genéticamente modificados con el fin de enfrentar las largas sequías y lograr mayor resistencia a las plagas que afectan los rendimientos y altos costos de sus cultivos. Con esta biotecnología agrícola, se está garantizando la seguridad alimentaria, reduciendo el hambre y la desnutrición que está alcanzando cifras alarmantes en el mundo. Un informe de la Naciones Unidas revela que en año 2017 la crisis alimentaria global afectó a 108 millones de personas en 48 países.

Para enfrentar estos desafíos del cambio climático, el hambre y la desnutrición, los cultivos biotecnológicos son la herramienta más efectiva y económica. El año pasado, se sembraron 191,7 millones de hectáreas a nivel mundial entre cultivos de algodón, maíz, caña de azúcar, soja, remolacha, papa y alfalfa entre otros.

Estas variedades genéticamente mejoradas permiten, por ejemplo, que cultivos como la caña de azúcar, el algodón y la soya sean resistentes a insectos y tolerantes a la sequía. Países como Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India tienen tasas de adopción del 100%, lo que indica que a los agricultores les va mejor con esta biotecnología que con las variedades convencionales.

El impacto en la productividad y rentabilidad de los agronegocios es bastante significativo. Para citar algunos ejemplos: mientras una semilla convencional de maíz en el Meta tiene un margen operativo bruto de $463.000 por hectárea, con la variedad transgénica es de $1'127.000, lo que significa un premio del 147% en margen operativo y del 15% en productividad. En algodón, el premio en margen operativo bruto en Córdoba es del 1.174% y la productividad del 31% por encima del convencional. En soya, los brasileros tienen un margen operativo del 134% y una productividad por encima de 15%, frente a los cultivos en el Meta.

Sin duda alguna, esta sería una gran alternativa para adoptar en Colombia, sobre todo en la región Caribe y los Llanos Orientales, donde las plagas y los largos periodos de sequía están afectando gravemente los cultivos y las rentas de los agricultores. Y de paso, echarle una manito al ICA, Agrosavia y a la ADR, a ver si avanzamos en control fitosanitario, biotecnología y sistemas de riego en el país.

En el tintero. Preocupante los indicadores del sector agropecuario (PIB, exportaciones, empleo, superficie y productividad) que publicó el DANE. Todos cayeron respecto al primer semestre del 2018.

* Experto en crédito agropecuario.

878800

2019-08-31T00:00:00-05:00

column

2019-08-31T01:32:19-05:00

jrincon_1275

none

Biotecnología agrícola

24

3500

3524

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Indalecio Dangond B.

Agricultura 4.0

Dólar y cambio climático

Liderazgo costeño

El presupuesto del agro

Inclusión financiera rural