Por: Columnista invitado

Blanca Uribe y Teresita Gómez, dos grandes de la música

“A mí nadie me paraba bolas, la música era lo único mío”, manifestó con gracia Teresita Gómez. Ella y Blanca Uribe representan al país con el piano en el Cartagena XII Festival Internacional de Música.

Su instrumento, su ciudad natal, su carisma y su cariño por la música colombiana son cualidades que comparten estas talentosas mujeres. En un diálogo ameno y divertido que se llevó a cabo el 11 de enero en la Universidad de Cartagena, en el marco del Festival, conocimos un poco más de sus historias.

“La música en mí fluyó de forma muy natural”, afirmó Blanca Uribe, quien creció en una familia inclinada al arte, que no la presionaba y que le dio libertad y autonomía desde pequeña para estudiar su instrumento.

La historia de Teresita Gómez es distinta: fue hija adoptiva de los porteros del Palacio de Bellas Artes de Medellín, así que estableció una amistad profunda con el piano cuando en las noches lo practicaba sola y a escondidas, intentando imitar a los estudiantes, mientras su padre la acolitaba.

Por la influencia que tuvo su familia en Uribe y por iniciativa propia en el caso de Gómez, las pianistas han interpretado música de compositores colombianos. En el caso de la segunda, ha dedicado presentaciones enteras en diferentes partes de Europa. “En el 83, cuando hice el primer recital de música colombiana, con mi primer disco, Teresita Gómez a Colombia, en la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, me iban a echar del trabajo”. Sin embargo, la artista ha resistido con éxito en su propósito de divulgar la música de nuestro país.

Pedro Morales Pino, Jorge Arbeláez y Adolfo Mejía son algunos de los compositores colombianos que ambas han interpretado.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Razones para no votar a ciegas

Una reforma urgente y necesaria

La resistencia colombiana

Pizano, el testigo “neutralizado”