Por: Carolina Botero Cabrera

Blanco porcelana

Una jueza penal municipal ordenó retirar pedazos de la obra Blanco porcelana(1) y aclarar el sentido de la misma como resultado de una tutela de primera instancia interpuesta por las tías de la artista, quienes consideran violado su derecho a la intimidad y al buen nombre.

El caso pone sobre el tapete nuevamente la capacidad provocadora del arte y su íntima relación con la libertad de expresión. Blanco porcelana, obra de Margarita Ariza (barranquillera nacida en Argentina), es un cuento autobiográfico que usa memorias, anécdotas sociales y documentos del álbum familiar (incluidas fotografías de los años 50 de abuelos, tíos y padres) para cuestionar la realidad social colombiana y la herencia colonial que en las acciones cotidianas muestra un racismo arraigado.

Blanco porcelana no es un simple “copie-pegue” de documentos y obras del pasado intervenidas sin más. Es un documento construido para denunciar cómo “muchas de nuestras prácticas y expresiones populares no obedecen a una ideología conscientemente racista, sino a un modelo heredado y desconocido para muchos, del cual es difícil sustraerse”, y es resultado de la convicción de su autora de que “la misión de la práctica artística en este caso es la de levantar este velo y ofrecer un ‘espejo’ para reconocerse y repensarse”.

Pareciera que, precisamente, la actitud de quienes se sintieron aludidos va en contravía de la capacidad de autocrítica que la artista propone y busca mejor silenciar su reflexión. Como sociedad no podemos permitir estas censuras y creo que el procedimiento judicial hasta la Corte mostrará el ejercicio crítico del arte y su puesto en la sociedad; evidenciará y desvelará cómo reímos de chistes racistas o denigrantes de emisoras juveniles y nos escandalizamos de unas fotos contextualizadas para la reflexión.

Rescato, eso sí, que la discusión sea ante un juez y no la acción de un proveedor de servicios en internet (¿se acuerdan de la Ley Lleras de 2011?) que ha recibido una notificación de violación de derecho de autor por cuenta del fotógrafo familiar... Por ejemplo.

(1) www.blancoporcelana.com/

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Analizando el hackeo a WhatsApp

La Ley TIC, se nos viene un gol de taquito