Por: Iván Mejía Álvarez

‘Bochinche’ Fútbol Club

En un “bochinche”, en eso exactamente se ha convertido la situación del América de Cali. En un nido de chismes, malos entendidos, broncas a todo nivel, cuentos y más cuentos, y la multitudinaria afición por el club rojo en todo el país sufre hasta más no poder.

Y en medio de todo este embrollo figura el directivo Juan Miguel Rodríguez, hijo de Miguel Rodríguez Orejuela, a quien acusan de ser el culpable de la crisis institucional que vive el elenco escarlata. Afirman que es el auténtico dueño y él lo niega terminantemente, pero cuando se quiere  hablar de la venta del equipo y su “proceso de democratización”, siempre las conversaciones tienen que ser con el heredero, quien asegura ser apenas un representante de los derechos que su familia tuvo y cedió a algunas personas diferentes al clan. Nadie le cree y todo sigue apuntando hacia él.

Le acusan de inmiscuirse en las decisiones del cuerpo técnico y mantener una “guerra fría” con el técnico Diego Umaña. Lo niega y afirma que fue él quien llevó de nuevo al entrenador a Cascajal. Entonces, ¿tiene o no tiene que ver con el manejo administrativo del equipo?

También dicen que los “negocios” que hace el club sólo benefician sus intereses económicos y que el joven Rodríguez ha convertido al América en una parcelita particular, una tienda de bolsillo de la que se saca el dinero para la leche, los huevos y el pan para el desayuno. Él atribuye esas versiones a la oposición y en las ruedas de prensa acusa, señala y amenaza a algunos periodistas de ser los culpables de su precaria situación de seguridad y mala imagen pública.

Pero quienes menos le creen son los “gringos”, pues mientras esté por ahí, cerquita de todo el proceso de venta y “democratización”, nadie se meterá a hacer una negociación por miedo a las represalias de la antidemocrática y detestable “agresión Clinton”, la cual te puede cancelar tu vida económica y moral por siempre. Y hacer el negocio sin él, sin Juan Miguel, no tiene sentido, pues se arregla es con el dueño…

Entre tanto, América seguirá convertido en el hotel “bochinche”, dando de qué hablar todos los días por sus chismes, cuentos y verdades a medias. La hinchada de la Mechita merece algo diferente y que alguien serio y que no tenga pasado con el clan acabe con esta dramática situación de interinidad que se vive a diario.

31679

2008-08-11T20:38:00-05:00

column

2008-08-11T23:00:08-05:00

none

‘Bochinche’ Fútbol Club

28

2446

2474

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones