Por: Uriel Ortiz Soto

Bogotá Comunitaria y empresarial

Si en alguna ciudad de Colombia es fácil armar un plan de desarrollo, es en la Capital de la República, puesto que se cuenta con todos los elementos necesarios para hacerlo sin necesidad de mucha pedagogía.

Sus gentes en razón de vivir en continuo contacto con la realidad nacional, han despertado en sumo grado un interés de liderazgo y de estudio por los permanentes problemas que la rodean. Son auténticos especialistas en el manejo de los temas de participación ciudadana, cuando se trata de contratar los servicios profesionales de un abogado, lo hacen simplemente por cumplir un requisito legal, mas no por ignorancia del tema o, de la Norma.

Como nos encontramos ad porteras de elegir nuevo Alcalde para la ciudad capital patrimonio de todos los Colombianos, y teniendo en cuenta el tremendo despelote de corrupción que se ha armado con la administración de Samuel Moreno Rojas, es indispensable que quienes vivimos en esta urbe, tomemos partido en la elección popular del nuevo mandatario Distrital que habrá de regir sus destinos por el período 2012/2015.

Es procedente que en los debates y foros con los seis candidatos hasta el presente, participemos activamente con el fin de exponerles nuestras inquietudes desde los diferentes puntos de vista a nuestro leal saber y entender. Hasta la fecha los planteamientos que se han escuchado dejan mucho que desear en cuanto al conocimiento de la ciudad capital y la solución a los más agobiantes problemas que estamos padeciendo en materia de: corrupción, obras públicas, movilidad, desempleo, inseguridad y salud pública. Hasta ahora, a ninguno se le ha ocurrido presentar un proyecto serio para solucionar siquiera uno de los enunciados.

Bogotá es ciudad cosmopolita, con un inmenso caudal de recursos humanos y naturales que se encuentran sin explorar y sin explotar, quizás por falta de organización, puesto que, las problemáticas no se identifican desde la base y por esta razón se presentan diagnósticos sociales equivocados, que lo único que hacen es confundir a sus habitantes desviándolos de sus áreas específicas y convirtiéndolos en comunidades frustradas que se pierden en los laberintos de la tramitología de la administración pública.

Hemos observado, que en las veinte localidades en que está dividida nuestra capital, se manifiestan unos patrones propios de identidad cultural, con desarrollo industrial y comercial. Lamentablemente las alcaldías locales no han tenido en cuenta estos factores con el fin de convertirlos en modelos de trabajo comunitario. Si en cada una de ellas, se levantaran los coeficientes sociales de desarrollo, nos daríamos cuenta que existen verdaderas oportunidades para generar empleos tanto directos como indirectos; solo con un buen trabajo de investigación y valoración podrían desentrañarse para colocarlos al servicio de sus habitantes e ir construyendo microempresas industriales, comerciales, de orientación y de servicio. Para lograrlo, se requiere ejercer con mucha propiedad el sentido de pertenecía.

No olvidemos, que la Capital de la República, es la que debe dar ejemplo de liderazgo en materia de comercio exterior. Ahora que hemos entrado en la onda de los TLC, debemos reforzar todos los medios a nuestro alcance para no dejar pasar las magníficas oportunidades de exportación que se están presentando. Desde Bogotá se pueden liderar para el País programas de exportación, teniendo en cuenta el mecanismo de las cadenas productivas y las alianzas estratégicas, o acudiendo a los satélites de producción establecidos en las provincias de los diferentes departamentos.

En conclusión: debemos procurar que el próximo alcalde que vaya a regir los destinos de la ciudad y la vida de sus ciudadanos, sea más un mandatario de corte gerencial, que tenga una gran visión para encausar el recurso humano, frente a los proceso de desarrollo. En cada una de las localidades se deben crear foros de oportunidades empresariales con fundamento en el sentido de pertenencia que debe existir en la parte micro empresarial.

Debemos ir analizando cual de los candidatos que se han lanzado tiene dentro de su agenda de gobierno, programas de generación de empleo. En alguna oportunidad en la Cámara de Comercio de Bogotá, el suscrito, presentó el programa: Bogotá Comunitaria y Empresarial, que visualiza como resultado final la creación de las, U. Z. D .E (Unidades Zonales de Desarrollo Empresarial) en cada una de las Localidades. A través de ellas, se pueden generar en cada Localidad, Barrio o Sector, un promedio de 40 microempresas. Sin embargo, todo se quedó en las buenas intenciones y hasta la fecha nada ha pasado.

No olvidemos que este mismo diagnóstico puede aplicarse para cualquier ciudad del país.

urielos@telmex.net.co

urielos@hotmail.es

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¡Martirologio infantil en Colombia!