Por: Luis Carvajal Basto

Bogotá: ¿giro a la "derecha"?

Sectores políticos consideran, sin más argumentos que sus propios deseos , que presentando un candidato identificado con la "derecha" pueden ganar la alcaldía.

Error. Es lo menos que se puede decir de una propuesta que desconoce la independencia mostrada en los últimos años por la opinión en una ciudad dónde se alzó la "ola verde" solo para desaparecer; que eligió a Petro luego de reelegir a Uribe y ha levantado  varias veces en las encuestas previas  a Enrique Peñalosa para evaporarlo el día de las elecciones.

Bogotá fue una ciudad mayoritariamente Liberal en la que luego de la Constitución de 1991 se ha expresado una opinión que no atiende a los líderes políticos por quienes vota en elecciones parlamentarias o de Concejo. El divorcio entre partidos y opinión, característico ahora en la política colombiana, se ha notado más en las grandes ciudades y mucho más en la capital. Por esa razón hoy por hoy ningún partido o movimiento político está en condiciones de hacer mayorías: movimientos emergentes o coaliciones, compiten por el favor popular.

Seguramente  por eso  se propone un candidato de  "derecha"(?) contra el de  "izquierda" ante el fracaso indiscutible de Gustavo Petro. Esa propuesta debe ser indiferente para el mismo Santos quien fue respaldado por Clara López en la segunda vuelta presidencial. Para él, con excepción de su primo Pacho, cualquier candidato que resulte triunfador se puede considerar "amigo". Será difícil que haga alguna seña en estas elecciones de alcalde. Más difícil que se deje catalogar, por miembros de su misma coalición, como de "derechas".

La propuesta de unir las fuerzas de la coalición de gobierno en Bogotá con el Centro democrático para enfrentar a Clara López puede tener consecuencias difíciles de pronosticar. Las encuestas coinciden en que la dirigente del Polo democrático lleva la delantera en la carrera por la alcaldía. Los demás candidatos expuestos hasta ahora, Francisco Santos, Rafael Pardo etc. perderían frente a una candidata que recoge simpatías de la izquierda tradicional, como a otros del Liberalismo  y sectores no "alineados".

Más allá de las maquinarias políticas en Bogotá elegirá alcalde otra vez esa opinión independiente aunque se "equivoque" como en las últimas votaciones. Factores diferentes a la dinámica misma de la ciudad definirán la elección y entre ellos destaca la coyuntura nacional  entre amigos y contradictores del proceso de Paz.

Aunque Petro pudo ganar por la división de sus competidores, esas son las reglas y el fraccionamiento político es una realidad de la política colombiana. Presentar un candidato de "derechas", como alguien sugirió esta semana, elegiría por anticipado a la doctora Clara López, activa promotora del proceso de Paz . Argumentos como el esgrimido por un senador según el cual el alcalde debe pertenecer a la misma corriente política del presidente para conseguir una supuesta armonía entre Distrito y Nación, excluye antes que a la doctora López al mismo Francisco Santos de esa supuesta coalición. Cualquier cálculo debe incluir a un Peñalosa que participará en el último momento para no desgastarse como le ha ocurrido hasta ahora.

¿Izquierdas? ¿Derechas? Bogotá necesita un alcalde  con experiencia en gestión pública que conozca la ciudad , la saque del caos en que se encuentra y la proyecte, partiendo de una actualización de su estructura institucional (Estatuto orgánico etc.).Un alcalde que administre en lugar de hacer discursos. No basta con un cliché , ni siquiera como oposición al fracaso de Gustavo Petro y a los cuatro años que perdió Bogotá.

@herejesyluis

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

Francia, con Fiebre amarilla

Ajustar las metas de la regla fiscal

¿Cultura vs. conectividad?

Duque: el precio del equilibrio

Duque: viaje de 100 días hacia el centro