Por: Felipe Zuleta Lleras

Boicot al Irotama

MILES DE COLOMBIANOS hemos pasado alguna temporada en el hotel Irotama de Santa Marta. Lo que no sabíamos, hasta ahora, es que la sociedad Irosur Ltda. (conocida como Irotama del Sur e Irotama S.A.) se ha negado durante algo más de 10 años a cumplir con cuatro actos administrativos que le ordenan la restitución del espacio público por una indebida ocupación de playas e invasión de una calle. Además, el hotel debería demoler un muro que contraviene las normas urbanas. Como si lo anterior fuera poco y para rematar, el Irotama tiene que devolverle a la ciudadanía un trozo importante de la quebrada Las Iguanas, en la zona turística.

Detrás de esto hay varias entidades oficiales que se han negado a cumplir y hacer cumplir las leyes. Algunas de las autoridades de Santa Marta nunca ejecutaron las decisiones de la Dirección General Marítima que, mediante acto administrativo de 18 de junio de 1997, ordenó la restitución de una parte de las playas. Anteriormente, en una acto del entonces secretario de Gobierno, el 28 de octubre de 1994 se le ordenó al Irotama restituir la calle Primera de la urbanización Bello Horizonte, que Irosur se apropió con un muro paralelo a la quebrada Las Iguanas.

El 11 de febrero de 2000, la Alcaldía de Santa Marta ordenó nuevamente la demolición del muro. ¿Y saben ustedes qué ha pasado? Nada. El muro sigue en pie.

Pero el tema no para ahí. Desde abril 5 de 2000, Corpomag impuso una sanción a Irosur e Irotama por la invasión de la ronda hidráulica de la quebrada Las Iguanas, sosteniendo que “…lo que para el Irotama es el lago Las Iguanas, no es otra cosa que la terminal real y natural del cauce de la quebrada Las Iguanas”.

Así pues que el famoso hotel Irotama se ha literalmente pasado por la faja cuatro decisiones administrativas y las autoridades tampoco las han hecho cumplir.

Por todo lo anterior un ciudadano presentó una acción popular, no para que se ejecuten unos actos administrativos inaplicables en virtud del tiempo, sino para que un juez de la República tenga a bien proteger los derechos colectivos vulnerados y amenazados.

Pero claro, sólo cuando los colombianos sancionemos a este hotel ejerciendo un boicot, entonces sus propietarios entenderán que el bien público está por encima de sus intereses particulares, pues yo personalmente me he leído cada documento, he estudiado cada foto aérea que muestra las arbitrariedades y he visto las grabaciones en donde los guardias del hotel no les permiten entrar a unos ciudadanos a las playas públicas si no compran la correspondiente tiquetera del hotel. Ya varios hemos decidido no volver al hotel hasta que cumpla la ley, y espero que otros ciudadanos hagan lo mismo.

~~~

Notícula: Aunque suene pretencioso debo decir que los miles de correos de protesta que me llegaron cuando cerré mi blog, me han obligado a reabrirlo. Allí, casi 500.000 visitantes expresaron sus ideas, todos ellos regresarán y a quienes nos amenazan les informo que están perdiendo su tiempo.

felipezuleta.blogspot.com

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras