Por: Ricardo Bada

Borges viperino

Mientras leo el Borges de Bioy, espigo en él varias afirmaciones del eminente ciego, que les regalo —sin referencia bibliográfica— a mis amigos tuiteros. Una de ellas fue su veredicto tras leer muchos sonetos de Lope: «Son una musiquita. Después de los primeros versos podría escribir “etcétera”».

Enseguida me llegaron varias reacciones indignadas que resumiré en esta: «No solamente le atribuyen a Borges estúpidos poemas sentimentales que nunca escribió, donde se lamenta por no haber sido un “niño desobediente” y otros lugares comunes, sino que ahora lo quieren hacer pasar por uno que no sabía nada de literatura. ¿Por qué no se dedican a leerlo y a aprender algo, en vez de perder tiempo y hacerlo perder a los demás?».

Les contesté a todos que se trata de citas extraídas del citado libro, uno ciertamente divino si encubriera más lo humano; en él se documenta un Borges viperino del que no teníamos ni idea. Por otra parte, añadí, si algo demuestra esa frase de Borges sobre Lope es que sí sabía, y mucho, de literatura. Cuando uno analiza a fondo la poesía española del Siglo de Oro, auditivamente, descubre que es bastante más el ruido que las nueces, y a eso se refiere Borges.

Existían, para mí, dos grandes libros de conversaciones entre escritores; el clásico inalcanzable de Boswell sobre el Dr. Johnson, y el de Eckermann registrando sus encuentros con Goethe. No se me caen los anillos para decir que ambos han encontrado un homólogo en éste de Bioy acerca de Borges. Y no se trata de ningún voyeurismo, que acaso sí pueda infectar la lectura por parte de sus compatriotas argentinos; quienes no lo somos, podemos disfrutar del banquete sin que se nos indigeste ni para bien ni para mal, como felices gourmets de la literatura. Y aprendiendo a saber leer, casi en cada página. Por ejemplo, cuando Borges oye por primera vez el discurso Nobel de Hemingway, quien lo empezó diciendo: «Siendo incapaz de toda oratoria, agradezco el honor». Y Borges, al respecto: «¿Cómo? Si no fuera incapaz de oratoria, ¿no agradecería?».

Para abrirles aún más el apetito, les copio otro par de mentadas de madre: Borges, según Bioy: «¡Cómo se hubiera reído Macedonio [Fernández] de sus libros, si hubieran sido de otro!».

Borges en una entrevista, hablando de Sabato: «Es una excelente persona y creo que ha publicado algunos libros».

Pero la mejor, sin duda, es esta: Le leen a Borges, sobre lo “telúrico” en la literatura, una frase de Martínez Estrada: «Hay que pensar con los pies en el barro americano». Y Borges comenta: «Estuvo imprudente Martínez Estrada. Por un momento dice ‘Hay que escribir con los pies’. Luego viene como un alivio lo del barro».

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ricardo Bada

La dizque Gran Guerra

La literatura alemana

Rita y Camille

El tesoro de los quimbayas

Greguerías virtuales