Por: Harry Sasson

Bourbon, el trago americano

Langostinos enriquecidos con la magia del sabor del grano americano.

Empecemos con una aclaración: whisky se le dice al producido en Escocia, en tanto que el irlandés se llama whiskey y el que se destila en Estados Unidos o Canadá recibe el nombre de bourbon, aunque los tres sean básicamente el mismo trago: un destilado de granos añejado durante determinado tiempo. De hecho, reduciendo el proceso a sus principios básicos, si se destila una cerveza se podría obtener whisky.

El whisky americano, es decir, el bourbon, es más aromático y acaramelado que sus primos europeos y, según la ley imperante en Estados Unidos, debe ser elaborado como mínimo en un 50% con maíz y el resto con granos como centeno, trigo o cebada malteada. Su sabor es poderoso y concentrado, y a este atributo se le puede sacar provecho en la cocina.

El bourbon se hizo tristemente célebre a principios del siglo pasado, cuando se decretó la prohibición al consumo de alcohol en Estados Unidos. De esa época son famosas las imágenes de los grandes y tenebrosos capos de la mafia contrabandeando bourbon de manera ilegal. Esos tiempos han pasado, y tanto que hoy esta bebida es considerada un producto distintivo de Estados Unidos.

Como continuación de mi serie de recetas que incluyen vino o licor entre sus ingredientes, les propongo estos langostinos enriquecidos con la magia de un trago de bourbon, con todo el sabor del grano americano y en perfecta armonía con otra bandera de la culinaria de Estados Unidos, la salsa honey mustard.

Langostinos con honey mustard y bourbon

Ingredientes para 4 personas

30 langostinos U-15 pelados y desvenados

4 cucharadas de mostaza de Dijon

4 cucharadas de miel de abejas

4 cucharadas de mantequilla

3/4 de taza de crema de leche

1 trago de bourbon

Sal y pimienta negra

Perejil o cebollín picado

Preparación

En una sartén con la mantequilla saltee los langostinos previamente sazonados con sal y pimienta. Mezcle la mostaza y la miel, y agregue a los langostinos cuando éstos empiecen a cambiar de color y a tornarse rosados. Deje caramelizar un poco, agregue el trago de bourbon y flambee con mucho cuidado. Añada la crema y deje reducir. Si la salsa está muy líquida, retire los langostinos, deje reducir hasta alcanzar la textura adecuada y luego devuélvalos a la sartén. Para terminar, rectifique la sazón con sal y pimienta, y decore con el perejil o el cebollín picado.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson