Por: Hernán Peláez Restrepo

Buen rumbo

En esta Copa América la selección de Colombia ha tomado buen rumbo hacia el 28 de junio, cuando tendremos que jugar los cuartos de final. Ahí, para quienes avanzan, comienza la verdadera Copa.

El experimento en el triunfo ante Paraguay por 1-0 creo dejó buenas conclusiones y sensaciones. Del rival solo podría decir que no tiene poder de definición, así figuren nombres como el veterano Tacuara Cardozo o Derlis o Cecilio Domínguez. Cuando ingresó Iturbe se esperaba un socio para Almirón, aunque no les funcionó.

En cambio en la selección nuestra lo mejor que pudo verse es haber comprobado la sociedad que es factible entre Edwin Cardona y James. Ellos pueden, porque manejan bien el pase largo y profundo, aprovechar la velocidad de Luis Díaz y al menos intentar asociarse en el medio con juego corto para crear zozobra en la defensa contraria. Eso sí, contando con la movilidad de Duván Zapata o el mismo Falcao.

El grupo de volantes de recuperación, Cuéllar, Lerma, Barrios y Matheus Uribe, está en alto punto de rendimiento. Así que cualquier pareja elegida debe responder. Me parece que tres volantes de ellos al mismo tiempo es desaprovechar a la pareja de creación que, recalco, podría ser la de James y Cardona.

Es difícil a lo largo de una temporada sostener la producción. Esa debe ser la situación que vive hoy en día Juan Guillermo Cuadrado. Le cuesta mucho “desembocar” a la zona superior. Lo intenta, pero pareciera faltarle fuerza para pisar el acelerador. Por supuesto que los cuatro cambios efectuados por Carlos Queiroz en las líneas posteriores no desentonaron: Montero, Cristian Zapata, Lucumí y Borja. Sin embargo, Mina, Dávinson y Tesillo, por lo apreciado en los dos primeros juegos, son los titulares.

Es probable que Tesillo resulte más productivo si delante de él está Díaz, porque cuando jugó Roger Martínez se pudo apreciar la tendencia a ingresar en diagonal hacia el centro del campo, puesto que al fin y al cabo es delantero de área y no de raya.

Respetando el experimento del juego contra Paraguay, entiendo que la mejor manera de dar ritmo a un grupo de jugadores, cuando siempre se invoca la falta de tiempo para trabajar, es ofrecerles continuidad. El “descanso” a quienes venían jugando, espero que no los vaya afectar en su rendimiento.

Lo cierto es que el rumbo elegido es el mejor. Ser y sentirse protagonistas y jugar sin complejos ante la selección de Chile el próximo viernes en Sao Paulo.

 

Le puede interesar: "Los goles que nos metieron los políticos mientras el país veía fútbol"

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

La despensa

Final y VAR

Ya pasó

Ensayos

Angustioso