Por: Mario Fernando Prado

Buenas cosas en Buenaventura

Acostumbrados como estamos a registrar, denunciar y condenar todo lo malo que sucede en el primer puerto de Colombia, es conveniente dar a conocer que allá, además de los problemas que se padecen en todos los órdenes, hay también signos de recuperación, desarrollo y progreso. Para muestra, estos botones:

El proyecto Malecón: de transformación urbanística de la ciudad, para el cual se ha constituido una fundación y tendrá —Dios quiera— una inversión de 160 mil millones de pesos.

El Plan Maestro para el aeropuerto, con $84 mil millones y en lo que se han comprometido la Aerocivil y el Gobierno Nacional. Buenaventura no puede seguir sin un terminal aéreo decoroso.

La célebre doble calzada, que aún no sabemos para cuándo estará, ha recibido sin embargo una inyección de un billón ciento veinticinco mil millones.

En el próximo mes se iniciarán las obras del proyecto zona franca Celpa, con una inversión inicial de US$50 millones. A su turno, el montaje de la planta de ensamblaje de aviones Embraer, de Brasil, contará con US$80 millones. La segunda fase de la terminal de contenedores TCBuen tiene una inversión proyectada de US$110 millones.

Ya —por fin— se iniciaron las obras del dragado del canal interno y externo de la bahía, al que le “meterán” $55 mil millones. Y hay más: contratación de obras de acueducto y alcantarillado, $43 mil millones, y subestaciones y líneas de distribución para ampliar la cobertura energética, $21 mil millones.

Varios proyectos inmobiliarios que ya están caminando: Vista Mar, diagonal al Hotel Estación: dos torres con 99 apartamentos y hotel de cinco estrellas con 160 habitaciones, y los proyectos habitacionales Torres del Mar y Altos de la Bahía, que ofrecerán cerca de 100 apartamentos a todo timbal.

Reactivación del Ferrocarril del Oeste en el tramo Buenaventura-Yumbo. Inversión de US$70 millones que arranca el 1º de agosto. Finalmente, la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura está invirtiendo cerca de US$130 millones en modernización de sus instalaciones.

Todo lo anterior generará empleo y ayudará a mitigar la problemática social que envuelve al bello puerto del mar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

“Martillo”, íntegro e integral

Buenaventura a la deriva

El papel de Angelino

Una agroindustria en peligro

Popayán se llena de sabor