Por: Antonio Casale

La Bundesliga

Hoy está de moda, pero ya en varias oportunidades habíamos advertido en estas líneas sobre la solidez de la Bundesliga. Que el Bayern Munich y el Borussia Dortmund estén a punto de dar un golpe de Estado al orden futbolístico mundial no es una casualidad. Ellos hacen parte de la liga más sólida del mundo, lo cual tampoco es fortuito.

La Bundesliga es la más rentable del mundo. Presenta los mejores promedios de asistencia, entre otras razones porque las entradas son las más económicas de la élite europea. El marketing va orientado a vender el amor por los equipos, más que la adoración de las figuras. En términos de difusión, casi todos los partidos se emiten por la TV pública y en consecuencia los patrocinadores invierten más, pues tienen a todo el país a su disposición para promocionar sus marcas. Además, el dinero que ingresa por concepto de derechos de TV, es repartido de una manera equitativa. También, todos los equipos, salvo el Dortmund, están regidos por la ley del 50 más 1, según la cual ninguna persona o sociedad puede tener más del 49% de un club, lo que garantiza que estos no dependan del momento económico del magnate.

Pasando a lo deportivo, que también es causa y consecuencia del bienestar económico, encontramos varios aspectos positivos. Como parte de la reglamentación interna, todos los clubes deben tener una cantera funcional; esto hace que la inversión en talento se haga más económica, pues a la hora de buscar refuerzos sólo es necesario llamar a tres o cuatro jugadores. Hay un tope salarial, de modo que aunque nunca se encontrarán en la Bundesliga estrellas como Messi, siempre será factible encontrar equipos bien armados en lo colectivo, reforzados con algunos de los mejores del mundo, sin que necesariamente hagan parte de la danza de los millones; esta es otra manera de asegurar el buen espectáculo.

La tecnología también va a la vanguardia. Esta semana fue difundida en redes sociales la máquina de los pases, empleada en el Dortmund, con la cual los jugadores logran practicar lo que los demás hacen en dos semanas.

En la Bundesliga juegan buena parte de los jugadores que conforman las selecciones de Alemania. Cabe anotar que son reyes absolutos del continente en las categorías menores. Además, los dirigidos por Joachim Low son grandes favoritos para coronarse en Brasil.

Más allá de los resultados del Bayern y el Dortmund, a quienes les falta cerrar la serie en España, la Bundesliga representa una gran oportunidad para mirar a otro referente, distinto al español o el inglés, lleno de estrellas pero construido sobre burbujas económicas difíciles de sostener y, por lo tanto, de imitar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Los Nicolases, los “e-gamers”

Millos y Santa Fe, muy parecidos

Con miedo, sin miedo

La Copa Davis y Twitter