Por: Ernesto Yamhure

Cadena de desgracias

Mucha tinta ha rodado y seguirá rodando respecto del tema de Venezuela, hábilmente manejado por el Gobierno en general, y por el Presidente en particular, quien se ha abstenido de contestar las baladronadas agresivas de Hugo Chávez.

Pero muy poco se ha dicho sobre la cadena de desgracias que ha azotado a la banda asesina Farc en las últimas semanas. Empecemos por el desenmascaramiento de Dick Emanuelsson, ciudadano sueco que funge como periodista y de quien, gracias a las denuncias hechas por este cronista, el país pudo conocer sus actividades de propaganda y agitación internacional a favor de la organización terrorista a la que pertenece. Desde hace algún tiempo, Emanuelsson, debidamente camuflado, gozaba de una visa de trabajo que enhorabuena le fue negada en 2005, en seguimiento de una inteligente disposición de nuestra Cancillería. Con esta decisión, las Farc perdieron, parcialmente, a  uno de sus más importantes embajadores en Europa.

El siguiente eslabón de las desgracias “farianas” es el cierre de la página de internet de su oficina de prensa ubicada en la ciudad de Estocolmo. Desde hace tres semanas, los terroristas no cuentan con su principal medio de comunicación y fuente obligada cuando de conocer las posiciones de los criminales se trata. Desafortunadamente, no hay dicha completa: la organización encargada del cabildeo político de las Farc en Escandinavia, “Asociación Jaime Pardo Leal”, aún mantiene su programa de radio, desde el que se alienta la lucha mafiosa y terrorista en Colombia.

Habiendo mencionado a la “Asociación Jaime Pardo Leal”, me surge un interrogante que desde hace semanas he pretendido absolver, sin contar con mucha suerte en el intento. Cuando comenzaba la primavera de 2004, en un hermosísimo parque de Estocolmo, esta asociación que, repito, le hace lobby a las Farc en Escandinavia, organizó un evento llamado “Festival por la Paz de Colombia”. Los dos oradores principales de esa manifestación fueron el señor Jens Holm y la hoy senadora Gloria Inés Ramírez, quien para la fecha era la vicepresidenta de la CUT. Sobre Holm, basta decir que fue el editor en sueco de la página de Anncol y hoy en día es europarlamentario por el partido de izquierda, dignidad a la que accedió proponiendo la abolición de la lista de terroristas de la Unión Europea. Asimismo, Holm organizó y participó en una violenta manifestación en contra del vicepresidente Francisco Santos con ocasión de una visita suya a Suecia, en enero de 2004.

Es lamentable que la senadora le saque el cuerpo a la situación, fingiendo no saber de quiénes se trata, pues dos años después del triste “festival”, los integrantes de la “Asociación Jaime Pardo Leal” se plantaron frente al consulado colombiano gritando la desobligante consigna que tanto le gusta al doctor Carlos Gaviria, y que dice “Uribe, fascista, usted es terrorista”, a la vez que invitaban a votar por la doctora Ramírez, hoy senadora de la República. Vivir para ver.

No se trata de caer en el caduco juego del célebre senador republicano por el estado de Wisconsin, Joseph McCarthy, quien en su guerra contra el totalitarismo soviético delirante, veía comunistas hasta en las motas de sus calcetines. Por el contrario, es menester de los demócratas exaltar la labor política de los opositores, siempre y cuando éstos jueguen del lado de la legalidad y ajenos a cualquier manifestación criminal.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure