Cafam aclara tratos con Éxito

El periódico El Espectador es uno de los principales medios de comunicación en nuestro país, que con objetividad y profesionalismo informa y orienta a la opinión pública nacional.

Con sorpresa, considerando la tradición, reconocimiento y calidad periodística de El Espectador, leímos en la edición impresa del lunes 27 de abril, en la sección Negocios, página 8, una pequeña nota titulada “Negocio cerrado”, según la cual “Almacenes Éxito concretó la compra de los supermercados de la caja de compensación familiar Cafam”.

Inexplicablemente el periodista que escribió la nota no consultó a ninguna fuente, en este caso a Cafam, para verificar la versión, la cual no es cierta.

Sobre el tema, a mediados de febrero en la página de la Superfinanciera, Almacenes Éxito informó del inicio de conversaciones con la caja de compensación familiar Cafam con miras a celebrar una alianza que pudiera incluir la operación de algunas de las farmacias u otras actividades comerciales para obtener sinergias y facilidades comunes.

Efectivamente estas conversaciones continúan con el propósito de aunar las mejores prácticas que permitan mantener la presencia de la caja en el mercado, pero en ningún momento se ha concretado operación alguna como en forma equivocada se afirma en la mencionada nota.

Oportunamente, Cafam y Éxito informarán a la opinión pública sobre el progreso de estas conversaciones.

 Luis Gonzalo Giraldo Marín.Director administrativo. Bogotá.

De Cristianospor la Paz

La fundación Cristianos por la Paz rechaza enérgicamente la inclusión de la Fundación, otras organizaciones sociales, miembros de la justicia, periodistas, defensores de derechos humanos, políticos y religiosos en las ‘chuzadas’ telefónicas del DAS, ordenadas por el Gobierno y promovidas por alguna siniestra mano negra que busca causar daño, intimidar y negar fundamentales derechos a los ciudadanos.

Responsabiliza al Gobierno de cualquier acto atentatorio contra la integridad personal y familiar que le pudiera acontecer, lo mismo que de la violación a las garantías ciudadanas consagradas en la Constitución y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por ahora continuaremos en el país trabajando por la paz y la reconciliación de los colombianos, desde la perspectiva cristológica, como bien lo saben los colombianos, y con el sueño de ayudar a la construcción de un país más fraterno y equitativo donde todos, a pesar de la diversidad, quepamos.

 Alfredo Torres Pachón. , Bogotá

 

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna