“Camas y famas”

Noticias destacadas de Opinión

El que diga Uribe; cualquier cosa que escriba Daniel Samper Pizano. Entre estos dos artículos de fe, se debe escoger siempre el segundo, pues no se arriesga el porvenir de la patria y sí está garantizado el resultado: una lectura amena. Su último libro, Camas y famas, es sobre todo eso: ameno.

Subtitulado “Las más raras y genuinas historias de amor”, cuenta las historias de Catalina la Grande y Grigori Potemkin, Rafael Núñez y Soledad Román, Saint-Exupéry y Consuelo Sancín, y de siete parejas más.

Para recordar esos amores hay que adentrarse en otros personajes y revivir la historia de Rusia, de Colombia y de otros países y es lo que el libro logra, siendo siempre agradable, además de apegado a la realidad histórica.

Es el caso de Núñez. Para sanear su bigamia y para defenderse del oprobio eclesiástico y social, Núñez, que era casado cuando contrajo matrimonio civil con Soledad, se entregó a la Iglesia romana y “conformó un binomio entre el Partido Conservador y los púlpitos que permitió a aquel montar una reaccionaria hegemonía entre 1884 y 1930”, anota Samper Pizano. Así está correctamente resumida, en dos líneas, una cuarta parte de la historia de Colombia.

Camas y famas cumple con lo que ofrece Daniel Samper Pizano: “He procurado no solo relatar detalles interesantes sobre estas curiosas relaciones amorosas, sino también ofrecer un fresco general de su época y sus costumbres. El telón de fondo es la historia política y cultural de una docena de países”.

Se trata, como dice el autor, de un relato histórico observado con lente de humor. Y destilado a partir del dominio de un centenar de libros.

Daniel Samper Pizano ha sido siempre un certero y divertidísimo observador de los acontecimientos históricos y contemporáneos. Este es un trozo de una columna de antología que escribió en 1979: “¡Cuán bella es Colombia! ¿Habéis visto, queridos lectores, la fiesta multicolor de los amaneceres en la selva? ¿Habéis presenciado el atardecer en el río? Descienden sus ondas graves y lentas por entre el lecho de rica arena, y lleva en sus aguas una constelación de peces: el bocachico, que contiene fósforo y vitamina D; el bagre, simpático canciller de nuestras corrientes fluviales. ¡Cuán bella es Colombia! No hay en su suelo abono para discriminaciones. Los hijos de los humildes nacen con dos ojos, dos orejas y cuatro extremidades —o por lo menos tres—, exactamente igual a los hijos de los opulentos. No hay un solo colombiano que carezca actualmente de esófago, gracias a las campañas oficiales en tal sentido. Ni ninguno que pueda decir que se le negó el derecho a tomar un sorbo de agua cuando se bañaba en el mar”.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.