Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Cambio climático, Banco Mundial y Fondo Monetario

En el evento anual que reúne a las entidades del Grupo Banco Mundial, la editora de la publicación The Economist realizó una entrevista al presidente del Banco Mundial (Jim Kim) y a la directora del Fondo Monetario Internacional (Christine Lagarde) para preguntarles sobre los aspectos económicos asociados al cambio climático (CC).

Las dos instituciones se comprometieron a dar su apoyo financiero y técnico para que las economías emergentes recorran el camino de un desarrollo verde o bajo en carbono. Para Kim, la inversión en temas de CC es apropiada en la búsqueda del desarrollo y el bienestar. Lagarde enfatizó la necesidad de suspender los subsidios al consumo de gasolina y otros derivados de la energía fósil, para favorecer tanto la inversión en otras fuentes de energía como los subsidios en educación y salud para los más pobres.

Muy bien que el CC sea motivo de reflexión para The Economist y para estas dos instituciones; muy malo que al hacer su propuesta no incluyan a las economías de alto ingreso, especialmente a la de Estados Unidos, principal promotor de un desarrollo intensivo en carbono y emisiones. El mundo debe reclamar a los grandes emisores de gases efecto invernadero un cambio en sus políticas sobre consumo intensivo de energía, mayores impuestos internos y transferencias para apoyar a los países afectados por el CC.

En la misma reunión, India, Filipinas, Perú y Zambia señalaron que la lucha para la adaptación al CC es algo que cada país debe definir de acuerdo con sus propias circunstancias y con el impacto que tiene en sus economías. El ministro de economía de Zambia señaló que en su país se dedica el 25% del presupuesto para atender temas de adaptación y mitigación al CC. En Filipinas, en los últimos cinco años, se ha incrementado 40% el presupuesto dedicado al CC.

Un informe del Banco Mundial, “Turn Down the Heat”, publicado en septiembre de este año, señala que la tendencia es que la temperatura suba 4º centígrados. Este aumento significa: inundaciones de ciudades costeras, mayores riesgos para la producción de alimentos, mayor aridez en muchas regiones e inundaciones en otras, olas de calor especialmente en los trópicos, escasez de agua en muchas regiones, aumento de la intensidad de los ciclones tropicales y pérdida irreversible de diversidad biológica.

Al presentar el informe, el presidente del Banco Mundial dijo que el CC es uno de los mayores desafíos que enfrenta el desarrollo y que sí es posible y urgente tomar medidas y evitar ese grado de calentamiento. En esto coincide con la propuesta del reciente informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de Naciones Unidas.

Siendo Colombia uno de los países más vulnerables en el mundo al CC, me pregunto qué están pensando a este respecto los candidatos presidenciales y qué le van a plantear al país. ¿O será que después del proceso de paz todos nos vamos a vivir a la Luna?

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Legislación ambiental, no referente ético

Ambiente medio para un clima caliente

El clima alerta a Estados Unidos

Cuencas, aguas y Plan de Desarrollo

Reformando las CAR