Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Cambio climático y Plan de Desarrollo

LA PLANEACIÓN ES UNA HERRAmienta para ordenar nuestras acciones y generar un resultado acorde con nuestros intereses.

El espíritu del Plan Nacional de Desarrollo (PND) se evidencia en la carta del ministro de Hacienda cuando lo presenta ante el Congreso. En esta carta afirma que el Plan recoge “los aspectos nodales para garantizar el desarrollo sostenible del país con más empleo, menor pobreza y más seguridad”.

Al referirse a los temas ambientales, el ministro reconoce la obligación del Estado de planificar “el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales, para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración y sustitución”. Sin embargo, al señalar los componentes axiomáticos, hace una lista de ocho principios donde el medio ambiente y el cambio climático (CC) brillan por su ausencia.

El ministro menciona el concepto sobre el PND enviado por el Consejo Nacional de Planeación, pero no recoge la propuesta de los ambientalistas que invitábamos a que el PND se organizara alrededor de la política ambiental y del CC. El Gobierno, al presentar sus prioridades, no da relevancia al gasto asociado a la prevención y adaptación al CC para evitar los llamados desastres naturales y sus altos costos económicos, sociales y ambientales.

Sin embargo, la carta resalta dos puntos: por un lado, que el PND debe estar enfocado en una planeación integral de largo plazo y, por otro, que la ola invernal ha obligado a adaptar, reformular y reforzar componentes esenciales del PND 2010-2014. Los ambientalistas que participamos en la discusión tenemos coincidencias y diferencias con lo planteado. Si bien la ola invernal exige un presupuesto específico en el PND, otro tema, muy distinto y de mayor trascendencia, es que el CC cuestiona los esquemas de la planeación tradicional y obliga al Gobierno a que éste sea elemento central en la propuesta de planeación para el desarrollo. En esto, el PND se queda corto en análisis, presupuesto, metas y acciones.

Al finalizar la exposición de motivos ante el Congreso, el ministro señala nueve focos, entre los cuales uno tiene estrecha relación con lo propuesto por los ambientalistas: “Garantizar la sostenibilidad ambiental para el desarrollo sostenible de largo plazo del país mediante: i) la consolidación de un sistema de gestión ambiental integrado y compartido; ii) el fortalecimiento de los mecanismos e instrumentos de gestión del riesgo de desastres; iii) el desarrollo de políticas para promover el uso y la provisión de una canasta energética eficiente; y iv) el diseño e implementación de estrategias innovadoras de adaptación al CC en todos los sectores económicos, institucionales y sociales”.

Hay espacio para que la gestión ambiental tome fuerza en el PND. Depende de nosotros que presionemos para que lo que hasta ahora son esguinces ambientales se conviertan en eje de la propuesta del Gobierno. Por la manera como quedaron redactados algunos artículos, sabemos que hay aliados en el Congreso y en el Ejecutivo. Dado que año por año el Congreso aprueba el presupuesto de inversión, habrá que dar la pelea para que entre las múltiples prioridades, lo ambiental sea tratado en su justa dimensión.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Legislación ambiental, no referente ético

Ambiente medio para un clima caliente

El clima alerta a Estados Unidos

Cuencas, aguas y Plan de Desarrollo

Reformando las CAR