Comunidad y desarrollo

Camilo Gaviria, comprometido con la casa caldense, el potencial exportador y el PCC

Noticias destacadas de Opinión

Los agentes fiscales de los departamentos en la capital de la República no deben estar únicamente supeditados a devengar un salario y representar al gobernador ante los entes nacionales. Estas instituciones deben ser toda una empresa proyectada para prestar y promover un servicio amplio a todos los municipios y habitantes del respectivo departamento.

Por eso, valoramos que el candidato a la Gobernación de Caldas Camilo Gaviria tenga dentro de su programa de gobierno proyectos de vital importancia para el departamento y sus municipios, como son la generación de empleo a través de la comercialización y el potencial exportador de productos caldenes, y la promoción del Paisaje Cultural Cafetero (PCC). Estos programas son viables a través de una casa caldense en la capital de la República.

Suficiente que exista voluntad política puesto que los recursos naturales y humanos están desbordados por todo el país, hay es que encauzarlos con programas de promoción y comercialización nacional e internacional.

Para que la representación caldense en la capital de la República sea eficiente, se requiere sin lugar a dudas que sea también autosuficiente, es decir, que no dependa económicamente de ningún ente gubernamental o municipal.

Del otrora Club Caldas, que desapareció agobiado por deudas, no queda ni siquiera el recuerdo. Sin embargo, fue una institución donde nos reuníamos varias veces a la semana, sus instalaciones se destinaban para reuniones de las diferentes colonias y actos culturales de toda índole, entre otros.

En este mismo orden de ideas, pensamos que se puede abrir la casa de los caldenses en Bogotá, recibiendo un inmueble en comodato de los tantos que tiene el Gobierno Nacional que se encuentran prácticamente abandonados. Durante el gobierno que termina del doctor Guido Echeverry, tratamos que este proyecto fuera una realidad, pero lamentablemente no hubo voluntad política para hacerlo.

Sin embargo, existe un grupo de caldenses motivados por esta iniciativa y se adelantaron las primeras gestiones para adquirir el inmueble en comodato ante diferentes entidades del Gobierno Nacional. Para adecuar su funcionamiento se necesitarían recursos del departamento.

Una casa caldense autosuficiente, el potencial exportador y la promoción del Paisaje Cultural Cafetero son tres programas con los cuales se comprometió el doctor Camilo Gaviria Gutiérrez, en mesa redonda que hace unos días se realizó en la sede de su campaña en la ciudad de Manizales.

Aunque nos neguemos a creerlo, la centralización administrativa en buena parte continúa concentrada en la capital de la República. Por lo tanto, los gobernadores, altos funcionarios departamentales y alcaldes tienen que desplazarse a Bogotá con el fin de gestionar planes y programas de desarrollo para sus regiones y municipios.

Es verdaderamente vergonzoso que los dos departamentos hijos del viejo Caldas —Risaralda y Quindío— dispongan de flamantes sedes y el Caldas viejo, solamente de una oficina sin representación legal, propiedad de la Industria Licorera de Caldas. Pero lo más grave es que se mantiene cerrada, puesto que actualmente no existe agente fiscal de Caldas debidamente acreditado.

Por tal motivo, desde hace varios años un grupo de caldenses radicados en la capital de la República hemos diseñado lo que sería la casa de Caldas en Bogotá, bajo los siguientes parámetros:

1. Que sea autosuficiente y que no dependa económicamente del gobierno departamental. Ya existe la fundación Desarrollo Social Caldense, con personería jurídica, a través de la cual funcionaría la institución.

2. Que se disponga de una sede social y centro de convenciones.

3. Que tenga una sede de gobierno para que el gobernador, secretarios del despacho y alcaldes la utilicen para estructurar, gestionar y promover sus proyectos productivos y demás iniciativas ante el Gobierno central.

4. Que haya una sala de municipios, donde cada uno tenga una vitrina para exhibir su parte histórica y panorámica, sitios de interés cultural con sus respectivos himnos y atractivos turísticos, y, lo más importante, una muestra de productos emblemáticos con su respectiva ficha técnica, cantidad de producción, precios, empaques y embalajes, con el fin de comercializarlos nacional e internacionalmente.

La sala de municipios será administrada por un gerente ejecutivo, que se encargará de promover en Bogotá, mediante convenciones, exposiciones y ruedas de negocios, las ofertas y demandas de los productos allí expuestos.

5. De la sala de municipios nace el potencial exportador para el departamento, con las cadenas productivas y las respectivas alianzas estratégicas. Esto con miras a generar empleo y fuentes de desarrollo en cada uno de sus municipios, corregimientos y veredas.

Esta iniciativa tiene varios años, pero lamentablemente no ha existido voluntad política para desarrollar tan importante proyecto que contribuiría al desarrollo turístico y cultural, a generar mano de obra y sano esparcimiento de los caldenses en Bogotá, y a crear empleo en los diferentes municipios, aplicando lo que debe ser el principio del potencial exportador.

Otro aspecto al que se comprometió el candidato Camilo Gaviria es el de promover a través de la casa caldense en Bogotá el Paisaje Cultural Cafetero, del cual el departamento de Caldas es el que cuenta con mayor número de municipios y veredas reconocidos como tal por la Unesco.

urielos@telmex.net.co

Comparte en redes: