Por: Columnista invitado

Candidatos con complejo de Adán

Borges nos legó la historia del emperador chino que ordenó levantar la muralla, quemar todos los libros y desterrar a la mamá.

Con la muralla garantizaba la inmortalidad porque podía esconderse entre sus muros y galerías hasta después de muerto. Con el incendio hacía que la historia se empezara a escribir a partir de su reinado. Sin mamá ponía de relieve que era hijo directo de la divinidad. Para completar el cuadro de grandeza se hizo llamar Huang Ti, como el emperador que inventó la brújula y  la escritura. Es decir, creo las condiciones para convertirse en el Adán chino.

Eso que Borges cuenta con tanta belleza recibe el nombre de “Complejo de Adán”, un comportamiento muy común entre políticos y gobernantes. Por eso, ahora que estamos en época de candidaturas, es bueno tomar medidas para no caer bajo el hechizo de estos acomplejados que se venden sin ombligo porque se sienten los primeros en todo.

Para identificarlos basta con escucharlos hablar.Generalmente se presentan como únicos en su género y no escatiman esfuerzos para hacer ver que en todo son los primeros, que antes de ellos nada existía y que el mundo era un caos y un desorden, como el mundo bíblico de los orígenes, antes de que llegaran a solucionarnos todos los problemas.

En el horizonte se visibilizan hoy dos ejemplares: uno ex presidente y otro ex vicepresidente. El primero tiene sueños de poder aunque ya lo tuvo en sus manos ocho años seguidos. El otro sueña con el poder que tuvo su jefe, pero tiene más lengua que carácter para poseerlo.

Ojo, los dos se venden, uno como el mesías y el otro como el hijo del mesías. Cuando suben las estadísticas de inseguridad es porque ellos hacen falta para tomar el control de la situación. Cuando se arma un paro agrario es porque ellos hacen falta para meter en cintura a los rebeldes infiltrados en las protestas. Cuando un país nos quita un pedazo de mar esporque ellos hacen falta para tomar las mejores decisiones a favor de la patria. Cuando un marco para la paz está en camino aseguran que todo es impunidad y que hay que seguir su ejemplo con la ley de justicia y paz, así no sea el mejor ejemplo de castigo. Cuando se abre una negociación con las guerrillas es porque sin ellos el país está perdiendo el rumbo al hablar con bandoleros.

Esos Huang Ti criollos ya empezaron a vociferar sus planes de campaña.  De los electores dependerá que vuelvan al poder con sus fórmulas salvadoras que durante dos periodos no nos salvaron o que se queden mandando trinos desde sus paraísos virtuales desde donde pregonan, sin murallas y con nostalgia de mando, que tienen la última palabra y que son los adanes que necesita Colombia.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El Tratado de Tordesillas en Rusia

Educación: de la protesta a las propuestas

Antropología del voto

El voto por las tierras

Electricidad o vida