Por: Catalina Uribe

Candidatos ideológicos

En estos días de discusiones electorales, me han llamado la atención las clasificaciones que se han hecho de los distintos candidatos. Tenemos la división entre débiles y fuertes, entre populistas y tecnócratas, y hay una, un poco extraña, entre ideológicos y no ideológicos. Digo extraña porque cuando oigo decir que, por ejemplo, “Petro es muy ideológico”, no se me ocurre cuál de los otros candidatos no lo sea o cuál sea ideológico a medias.

Quizá decimos que un candidato es ideológico cuando su visión sobre los principios que deben guiar al país no coincide con la del statu quo, es decir, con los principios rectores de la Constitución del 91. Fajardo, De la Calle y Vargas Lleras son esencialmente liberales, no en términos concretos de partido sino existenciales. Creen que la libertad es el valor supremo que debe regir a nuestra sociedad, y si buscan equidad no es por la equidad misma, sino para hacer esta libertad efectiva, como lo quiere nuestra Constitución. Difieren en cómo lograrlo, pero no en su objetivo.

Duque, con sus valores de la familia, se sale del centro de los valores básicos del liberalismo. No se puede ser liberal y pretender que el Estado les diga a sus ciudadanos qué hacer con sus vidas, con sus cuerpos y con su cama. En este sentido, el país que Duque se imagina no es uno de individuos autónomos y diversos, sino uno en el que el Estado guíe a sus ciudadanos sobre el bien y el mal en lo público y lo privado.

Petro es más difícil de leer porque muchas de sus medidas coinciden con las liberales. El problema está en sus fines. No es claro si cuando se enfrente con la disyuntiva libertad y equidad, elija la libertad. La igualación de condiciones materiales y oportunidades económicas parece ser un principio rector en su visión de mundo, no un medio para alcanzar cierto tipo de mundo. ¿Amenaza Petro la libertad? No necesariamente, pero sí tiene la vocación de ilustrar a las personas en cómo deben vivir. Claro, es progresista, no neoconservador como Duque, pero no es liberal.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Catalina Uribe

El enfermo apego a las opiniones propias

Gestos de odio

¿Salario según la necesidad?

Educación pública: de derecha y de izquierda

Educar a la policía