Por: Luis Carlos Vélez

Candidatos y encuestas

Las contiendas electorales más importantes de últimos años han representado un fracaso para las encuestadoras y las presidenciales colombianas no parecerían ser la excepción.

El fracaso de los pronosticadores en las presidenciales en EE.UU., que dejaron cómo presidente a Trump, ha sido analizado en varios frentes y, tal como lo describió el diario The New York Times días después de los comicios, se debió a tres factores.

El voto vergonzante: cuando un candidato está de moda, los números tienden a favorecerlo. Las personas tienden a evitar el debate y la argumentación antes que confesar su verdadera preferencia si consideran que es contraria a la de las “mayorías”.

Las encuestas son educadas: la gente con mayor nivel educativo es la que se detiene a responder encuestas. Tiene un poco más de tiempo y no se siente intimidada frente a una persona con un cuestionario en la mano.

Y tercero, el mapa electoral es más complejo que el mapa encuestado: las encuestadoras centran su alcance en áreas pobladas y de acceso favorable, sin tener en cuenta el nivel de participación electoral histórica de los lugares. En la mayoría de los casos ponderan de la misma manera a un encuestado que posiblemente vote en estas elecciones y que nunca ha votado en la vida, con otro que ha participado consistentemente en los procesos electorales. Es decir, no hay diferenciación entre el encuestado en Soledad, Atlántico, uno de los municipios de mayor participación electoralen el país, que uno en Bogotá.

Frente a este panorama, vale la pena preguntarse:

¿Es Sergio Fajardo el Hillary Clinton colombiano? El exgobernador de Antioquia es el candidato de moda, de discurso positivo, buena imagen y acogida en el público joven y de opinión. ¿Será que sus resultados en las encuestas están sobredimensionados por su buena percepción?

¿Es Germán Vargas Lleras el voto vergonzante? El exvicepresidente será uno de los grandes beneficiados de la maquinaria del país. Su trabajo intenso políticamente mostrará un panorama mucho más claro pasadas las legislativas. Ahí será evidente su capital electoral regional, que jugará un papel fundamental en las presidenciales. ¿Será que hay gente que prefiere no decir que va a votar por Germán Vargas Lleras, cuando en realidad así lo hará?

¿El fenómeno Uribe acogerá a Iván Duque? Las próximas mediciones darán luces sobre el verdadero capital que tiene el candidato del Centro Democrático. Serán las primeras que realizarán con Duque como candidato del grupo que el expresidente Uribe escogió para recorrer el país describiendo su plataforma. ¿Será que le alcanzará la gasolina para vencer a Martha Lucía Ramírez, su primera gran rival?

Las encuestas y las percepciones son dinámicas, pero este es el panorama que planteo para este final de año. El próximo seguramente nos emocionará con sus cambios y sorpresas.

Despido este 2017 con el agradecimiento a ustedes los lectores que nos acompañan semanalmente. Que el 2018 sea un año de alegrías, paz, reconciliación, salud y por supuesto, con un buen mundial.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Vélez