Por: Uriel Ortiz Soto

Candidaturas por firmas: un engaño al elector

No olvide Señor Registrador, que de la pureza y transparencia del proceso electoral que se avecina, depende el rescate para el desarrollo social, económico y político de nuestras regiones y municipios. Muchos de ellos actualmente se encuentran en poder de las mafias y funcionarios corruptos, que fueron elegidos en el 2007, en un proceso electoral poco transparente y seriamente cuestionado.

¿Sabrá el Señor Registrador Nacional del Estado Civil, doctor Carlos Ariel Sánchez, la enorme responsabilidad que pesa sobre su conciencia, respecto a las elecciones del próximo 30 de Octubre? De acuerdo a una serie de errores que se han venido detectando con el transcurrir del presente proceso electoral, parece que la Registraduría, no ha entrado en sintonía con ese enorme compromiso que le estamos endilgando más de cuarenta y cinco millones de Colombianos, para que sean unas elecciones con el propósito de encausar las regiones por los senderos de la honestidad y el progreso. Lejos de la corrupción, la politiquería, el paramilitarismo y la guerrilla.

Para gran sorpresa, Usted Señor Registrador, dejó una puerta abierta, por donde muy seguramente, ya se entraron los delincuentes electorales a varias administraciones Regionales y Municipales, no sé, si lo hizo por tolerancia, por ingenuidad, o por confiar demasiado en sus subalternos. Lo cierto, es que tantas improvisaciones, versus, declarar inválidas varias candidaturas avaladas por el sistema de firmas, y a los pocos días aparecer habilitadas, deja mucho que pensar de la poca seriedad con que los mandos medios están manejando la revisión de firmas. Ya vimos con gran despliegue el caso de Cali, pero tal anomalía se está cometiendo en otros municipios de varios departamentos.  

¿Sabrá el Señor Registrador, que inscribir una candidatura por el sistema de firmas, debe ser un acto eminentemente jurídico, que tiene implicaciones presentes y futuras para la vida administrativa de los respectivos departamentos y municipios?

El procedimiento que se está utilizando Señor Registrador, con el debido respeto,  está  plagado de errores. Sin temor a equivocarnos va a ser el escenario donde danzarán nuevamente los agentes de la corrupción. Quiero señalarle 10 falencias que he logrado detectar con tan ingenuo pero aberrante procedimiento: 

1º- El grupo Representativo de ciudadanos, debe estar legalmente constituido, es decir, ser persona jurídica. Luego, estas agrupaciones, deben estar reguladas por unos estatutos y amparados por Personería Jurídica expedida por Autoridad Competente del lugar.

2º- La Convocatoria de recolección de firmas debe hacerla la Junta Directiva de la Agrupación u organización de Ciudadanos, en cabeza de su representante legal.

3º- En el Acta de la convocatoria debe expresarse claramente el nombre de las personas autorizadas para la recolección de firmas, con las respectivas áreas asignadas, indicando día de inicio y cierre; así mismo, las jornadas deben ser de 8 am a las 4pm. Portando una escarapela con su nombre y número de cédula, con el logotipo del Grupo o Movimiento de ciudadanos que promueven la candidatura.

4º- La recolección de firmas debe hacerse mediante acto solemne, tan similar al del sufragio, es decir, en presencia de un delegado de la Registraduria Nacional del Estado Civil acreditado en el lugar.

5º- Los formularios de la Registraduría Nacional del Estado Civil, para la recolección de firmas, deben tener en su encabezamiento la convocatoria y expresar claramente el número de la Resolución de la Personería Jurídica del movimiento o grupo representativo de ciudadanos.  

6º- Las inscripciones y firmas, lo mismo que el sufragio, jamás pueden ser actos delegados, estos son personales e intransferibles.

7º- Las pólizas de seguros deben ser expedidas, previa a la inscripción de los candidatos. En estos momentos, son varios los que se encuentran habilitados por la Registraduría, pero aún no tienen póliza de seguros.

8º- La inscripción del candidato, debe ser la consecuencia final de este proceso y presentar el Aval expedido por la compañía de seguros al momento de la inscripción.

9º- Revisión grafológica de las firmas: hay algo más aberrante y es que la Registraduría, no se responsabiliza por el examen grafológico de las firmas, según manifestó un alto funcionario, para este caso se acude al servicio de grafólogos externos.

10º- ¿Donde está Señor Registrador, la seriedad del proceso de candidaturas inscritas por grupos representativos de ciudadanos para las elecciones del 30 de Octubre? si ninguno de los requisitos anteriormente enunciados se está cumpliendo porqué insistir en el error.

¿Será que el Señor Procurador General de la Nación, y la Fiscalía General, podrán pronunciarse sobre asunto tan grave, que está a punto de provocar otro vergonzoso  descalabro electoral, con el consecuente secuestro de varios departamentos y municipios por el término de cuatro años, por parte de las mafias y la corrupción?

Lo anterior, porque se dice Señor Registrador, que Usted no pueden hacer nada para impedirlo, ¡Qué horror! Aún es tiempo de corregir estos errores, que mucho desánimo está creando en los electores y alarma en la opinión pública en general.

[email protected]

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

Maicao: ¡abuso con servicios públicos!

Asbesto: ¡material de construcción asesino!