Por: Luis Fernando Montoya

Caos económico

"Todo extremo es vicioso: la virtud está en medio de los extremos": Aristóteles.

En el fútbol colombiano varios equipos se encuentran en una situación económica caótica, generando en sus empleados administrativos y jugadores malestar para llevar a cabo sus funciones.

En un país como el nuestro, donde la situación de supervivencia es difícil, hay que ser metódico para saber qué se gasta, en qué se gasta y cómo para evitar quedar tan endeudado que no se tenga lo mínimo para sobrevivir.

Considero varios factores que vienen generando caos económico en los equipos:

1. Conformación: los equipos deben tener muy definido su constitución legal, corporaciones, sociedades anónimas, entre otros, para tener una conformación real y funcionen de acuerdo con la ley.

2. Administración: el peor enemigo del dinero es su mala administración, por eso en los equipos deben estar al frente personas altamente calificadas, para que los dirijan con un verdadero sentido empresarial.

3. Salarios altos: tener personal a cargo (jugadores-administradores) devengando salarios muy altos, que resulta complicado mantenerlos en nuestro medio y que un sólo mes de atraso representa un gran esfuerzo para ponerse al día.

4. Venta de activos: los jugadores son los activos más importantes de los equipos y la venta de ellos se constituye en un ingreso muy importante, pero sería básico que éste realmente entrara a las arcas económicas del club y no tuviera otro destino.

¿Qué hacer?

1. Inspección y vigilancia: es hora de que los equipos tengan un verdadero control por parte de las entidades a las cuales les corresponda para tener claridad en el destino de los recursos económicos y otros aspectos legales relacionados con su funcionamiento.

2. Contratar lo que pueden pagar: es preferible pagar salarios menos altos pero que los puedan cumplir, como hacen algunos equipos en nuestro medio. En una actitud altruista los jugadores del Independiente Santa Fe difirieron sus salarios hasta diciembre para contribuir a disminuir la crisis económica del equipo.

3. Planear y organizar: ser muy cuidadosos al planear los torneos con el calendario y saber cómo van ha responder económicamente en los tiempos que no perciben entradas de dinero.

Espero que lo que está sucediendo sirva para que realmente se dé un revolcón en el manejo de los equipos de fútbol en Colombia.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya