Por: Antonio Casale

Capitanes

Uno de los regalos más especiales que he recibido este año es un libro que se llama Capitanes, la fuerza oculta detrás de los mejores equipos de la historia. Ya se puede encontrar en su edición online, tanto en inglés como en español. Sam Walker, su autor, es el director de la sección de deportes del Wall Street Journal.

Hace diez años, Walker se propuso identificar a los equipos más exitosos de la historia de todos los deportes. Mediante la estadística identificó a dieciséis que cumplieron con las condiciones que él mismo puso para hacer parte de ese selecto grupo. La principal, haber sido dominador durante un período no menor de cuatro años en competencias reconocidas por su alto nivel de exigencia a nivel mundial. El Brasil del 58 al 62 en fútbol, el Barcelona de Guardiola, los All Blacks en rugby del 86 al 90 y de 2011 a 2015, los Yankees de Nueva York de comienzos de los noventa y los Celtics de Boston del 56 al 69 en baloncesto hacen parte, entre otros, de este club de los mejores.

El siguiente paso fue identificar cuáles características tenían en común. No todos tuvieron al Messi de su deporte. Tampoco contaban con el entrenador más ganador y menos una chequera poderosa para lograr lo conseguido. El único patrón en común: un tipo especial de líder, es decir, un capitán. Pero no el inspirador que todos pensarían, sino unos raros, poco sociables, no muy talentosos, malos comunicadores, que rompían las reglas y nunca quisieron ser el foco de atención.

Como Bill Russell, capitán de los Celtics de Boston que ganaron once campeonatos en trece años en el baloncesto estadounidense entre 1956 y 1969. O Carles Puyol, quien varios años antes de la llegada de Guardiola al club se graduó de capitán cuando Figo regresó al Camp Nou después de traicionar a sus fieles seguidores catalanes para partir al Real Madrid. El entrenador encomendó a Puyol, un desconocido suplente de 23 años, la labor de detenerlo pese a la crítica generalizada previa al partido. Lo anuló a punta de faltas, una que otra al filo del reglamento. Figo no dio pie con bola, el Barcelona le ganó al Madrid 2 a 0 y se definió quién sería el líder espiritual de uno de los mejores equipos de fútbol de la historia. Interesante investigación de Walker. Material imperdible para quienes tienen bajo su responsabilidad armar equipos ganadores y necesitan ir más allá de lo aparentemente lógico. También para los amantes de historias deportivas épicas.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Técnicos extranjeros en la Liga

Escoba nueva

Ni las monedas

Centroamericanos manitos

Fuera del radar