Por: Luis Carlos Vélez

Cárcel para todos, país inviable

Tengo que empezar esta columna ofreciéndoles excusas por su titular, pero es que no hay manera de llamar su atención con una buena noticia y además este ejercicio, prometo, ayudará a afincar mi punto.

En Colombia estamos tan negativos y pesimistas que nada importa si no es una mala noticia. Es como si todos los días amaneciéramos listos para escuchar algo malo. Es tanta la repetición de hechos negativos que hemos aprendido a desearlos. Esto no es difícil en el país de la fuga de Aída Merlano, la indagatoria al expresidente Uribe, la monja falsa, la bolsa de Petro, y los carteles de la droga, la toga, y hasta la penicilina. Agobiante.

Sin embargo, es importante reconocer que hay ciertas cosas que no están tan mal y que, basados en los números y el vecindario, deben ser dignas de reconocer y al mismo tiempo estimular. Positivismo genera crecimiento; negativismo, nerviosismo y contracción. Necesitamos lo primero.

Este fin de semana el Banco Mundial modificó sus perspectivas de crecimiento económico para América Latina y concluyó que nuestra región no crecerá durante el 2019. Mala noticia, pero cuando se observan las cifras para Colombia no solamente se evidencia que somos una de las naciones que más crece, sino que mejor perspectiva tiene. En su estimación para 2019, mientras para nuestro país el cálculo es de 3,3 %, para Argentina es -3,1 %, Bolivia 3,9 %, Brasil 0,9 %, Chile 2,5 %, Ecuador -0,1 %, Paraguay 0,7 %, Perú 2,6 % y Uruguay 0,5 %. Las cifras no están disponibles para Venezuela cuya contracción jalona negativamente a toda la región. Adicionalmente, para el Banco Mundial Colombia crecerá 3,6 % en el 2020, siendo la de mayor evolución en toda la zona. Bien.

Los hechos políticos también evidencian que, aunque convulsionada, Colombia sigue siendo un estandarte de la institucionalidad. Para ello, vale la pena solo ver lo que ocurre con nuestros países vecinos por estos días.

Ecuador está pasando por prácticamente un golpe de Estado patrocinado por una combinación perversa entre los planes de su expresidente Rafael Correa, un autócrata con ganas de regresar al poder y con toda la intención de borrar el expediente de corrupción en su contra; a quien no le vino nada mal la quema del edificio de la Contraloría este fin de semana, infiltrados venezolanos afines a Maduro y un movimiento indígena indignado por la supresión de los subsidios de la gasolina.

Perú vive uno de sus momentos políticos más densos de los últimos 20 años con el cierre del Congreso por parte de su presidente Vizcarra y posterior nombramiento y renuncia de una mandataria alterna. Argentina ve en el espejo retrovisor el inminente regreso de Cristina Fernández de Kirchner, una populista que ya dejó su nación en ruinas, mientras que Venezuela no da luces de empezar en una dinámica que pueda sacar del poder al dictador Maduro. Como quien dice, en el barrio de los ciegos, la tuerta Colombia es la reina.

Es por eso que es importante entender que esa ventaja comparativa regional debe ser aprovechada en el contexto de inversión internacional. Por estos días los grandes inversionistas pasan por el periodo de decisión de inversión para el próximo año y deben seleccionar el país por el cuál van a apostar en 2020. En muchos casos ya está definido el monto de liquidez regional, pero está por concretarse cuánto va para cada país. Si creamos una dinámica de expectativas racionales positivas, estaremos labrando un mejor futuro para todos. No solamente se trata de convencer a los inversionistas de que comparativamente somos la mejor alternativa para la región, sino también es importante romperle el pescuezo en cada una de nuestras casas al discurso de que en Colombia no hay futuro. Sí lo hay.

El cambio de mentalidad es urgente y para el gobierno y el presidente Duque, es el momento de actuar de verdad, concentrarse en lo que es y aprovechar esta ola que difícilmente se repetirá.

Perdón por el título de la columna. Ojalá entendamos, y también los medios, que debemos valorar lo positivo y que no todo está mal. Es paso fundamental para un mejor futuro para todos.

885861

2019-10-14T00:00:30-05:00

column

2019-10-14T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Cárcel para todos, país inviable

34

4289

4323

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carlos Vélez

Se necesitan empresas para crear trabajos

Caballo de Troya

Cacerolazo sí, saqueos no

No marcho

A lo Piñera