Por: Nicholas D. Kristof

Cardenal Tobin, ¿soy cristiano?

¿De qué se trata la Navidad? ¿Puedo ser cristiano si dudo acerca del nacimiento inmaculado? ¿Una mujer puede ser cardenal? ¿Qué molestaría a Jesucristo actualmente? Hago estas preguntas directas y otras al cardenal Joseph Tobin de Newark, Nueva Jersey, quien fue asignado por el papa Francisco y sigue su ideología. Esta es nuestra conversación, editada para darle espacio y claridad.

KRISTOF: ¡Feliz Navidad! Déjenme comenzar con un escepticismo respetuoso. Venero las enseñanzas de Jesucristo, pero tengo problemas con los milagros, incluyendo, puesto que es Navidad, el nacimiento inmaculado. En la época de Jesucristo la gente creía que Atenas nació de la cabeza de Zeus, así que resultó natural aceptar a un gran hombre que caminaba sobre el agua y multiplicaba el pan y el pescado; en 2017, no es igual. ¿Acaso podemos conservar el Sermón del Monte, pero dejar afuera lo sobrenatural?

TOBIN: Supongo que la gente es libre de tomar lo que quiera, así como hay sabiduría en las religiones no cristianas que los cristianos se apropian.

El milagro más sorprendente es la encarnación. Creemos que el Creador del Universo, el que existió antes del tiempo y cualquier otra cosa, se hizo uno de nosotros. Si aceptas eso, entonces hay muchas otras cosas que no parecen tan increíbles.

No es un espectáculo de magia. Ninguno de los milagros se dio de manera aislada ni fueron simplemente sucesos altruistas. En realidad señalaron quién es Dios, y quién era en verdad ese carpintero de Nazaret.

KRISTOF: Un área donde la Iglesia católica me parece anticuada es el género. Si Jesucristo confió en mujeres como María Magdalena, si Phoebe pudo ser líder de la primera iglesia, entonces, ¿por qué las mujeres no pueden ser sacerdotisas ni cardenales actualmente?

TOBIN: Esas son dos preguntas distintas. En cuanto a los sacerdotes, en verdad es un obstáculo para la gente, sobre todo en este país y en esta cultura, que todas las áreas de la vida se estén abriendo a las mujeres, excepto ese apostolado en particular. Así que entiendo la preocupación. Tengo ocho hermanas. Sé que a algunas mujeres ese obstáculo las aleja de la iglesia.

En cuanto a los cardenales, la mayoría son obispos, pero no todos. Desde el siglo XIX, había personas legas que eran cardenales.

KRISTOF: ¿Así que veremos a mujeres cardenales pronto?

TOBIN: Quizá mi teología no tiene la sofisticación suficiente, pero no creo que haya una razón teológica convincente por la que el papa no pudiera nombrar a una mujer cardenal.

El papa Francisco ha prometido encontrarle un papel más incisivo a la mujer en la Iglesia. Hay incidentes aislados de mujeres que fueron designadas a puestos bastante influyentes en la Curia romana. Creo que debe ser más así.

KRISTOF: Le tengo una gran admiración a las monjas, los sacerdotes y el laicado católico que trabaja en el frente de batalla en todo el mundo para combatir la pobreza, las enfermedades y la injusticia. Esas personas están haciendo exactamente lo que Jesucristo dijo. Pero, muy a menudo, los líderes religiosos, incluyendo a los del Vaticano, parecen menos enfocados en los necesitados y más en los problemas que Jesucristo jamás mencionó, como las personas homosexuales, el aborto o la planeación familiar.

TOBIN: Es justo decir que Jesucristo no se pronunció respecto de estos temas controvertidos. Sin embargo, creo que nos dio una dirección moral y valores para que no tuviéramos que sentarnos a decir: “Jesucristo, ¿qué hacemos?”. La tradición católica no salió de la nada para decidir por capricho. Se basa en todo tipo de experiencias vividas de personas que intentaban seguir de cerca a Jesucristo.

KRISTOF: ¿Puedo preguntar acerca de la oración? Acepto que la oración tiene un valor espiritual y curativo, pero ¿por qué es que Dios responde a las oraciones solo en situaciones ambiguas, como curar el cáncer, pero jamás para que una pierna vuelva a crecer, por ejemplo?

TOBIN: Me parece interesante que lo menciones, Nicholas. Mi papá creció grande y fuerte, jugó fútbol americano para la Universidad de Boston, fue al servicio militar y perdió una pierna en la Segunda Guerra Mundial.

Una noche estaba viendo su prótesis. Dijo: “Estaba pensando que he tenido esa cosa la mitad de mi vida. Pero si no la tuviera, no tendría a tu madre y no te tendría a ti”. Así que descubrió algo en esa tragedia. La fe le permitió superarlo.

A veces creo que cuando no recibo una respuesta a mis oraciones, quizá estoy pidiendo algo que en realidad podría dañarme. Creo que Dios escucha todas las oraciones, y creo que Dios responde de alguna manera.

KRISTOF: En una sesión anterior de preguntas, les pregunté al reverendo Tim Keller y al presidente Jimmy Carter si un escéptico como yo, quien admira las enseñanzas morales de Jesucristo, pero duda del nacimiento inmaculado y de la resurrección física, cuenta como cristiano. Básicamente, Keller dijo “no” y Carter dijo “sí”, así que tú terminarás con el empate. ¿Soy cristiano?

TOBIN: Pensaría que si no has cerrado por completo la puerta a la posibilidad de que Dios tiene más que decirte, entonces creo que estás adentro.

KRISTOF: Cambiemos los papeles. ¿Hay algo que quieras preguntarme?

TOBIN: ¿Puedo pedirte un favor? Estoy muy preocupado por este país por muchas razones, pero sobre todo me preocupan los refugiados y los inmigrantes. De verdad creo que la administración actual está moviéndose hacia una deportación masiva. Mi gente ya está aterrorizada. Tengo tanto miedo que, a menos de que podamos encontrar una manera de cambiar los corazones, van a seguir adelante con esto.

KRISTOF: ¿Ese es el trabajo de Dios en la Tierra? ¿Eso es lo que Jesucristo criticaría actualmente?

TOBIN: Jamás escucho que Jesucristo señale a las personas que oprimen a los pobres. Lo que sí critica en términos muy concretos es a las personas que no los ven, que no los ven por lo que son. Creo que eso sucede. Estamos desarrollando una catarata nacional.

KRISTOF: ¡Gracias! Y, a pesar de todo mi escepticismo, creo en esto: ¡Feliz Navidad!

The New York Times 2017.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicholas D. Kristof

“Narcos en batas de laboratorio”

La hipocresía de los líderes mundiales

Unir los puntos de Trump hasta Rusia